Mi experiencia como monitora de campamento en Estados Unidos

¡Hola, hola!
Trabajar como monitora en un campamento en Estados Unidos, concretamente en Nueva York, fue sin duda alguna una de las mejores experiencias de mi vida. Por eso, quería compartir con vosotros mi aventura.

Hace 166 días escribía esto en mi diario:

Martes 11 Junio 2013

Siempre que veo un avión en el cielo me pregunto quién viaja en él y la historia de cada uno de los pasajeros. Esta vez soy yo la que va en el avión, rumbo a New York.

He querido hacer algo así toda mi vida. Luego llegaba la hora y no hacía nada. Durante las noches de verano, siempre me da por mirar al cielo desde la ventana del cuarto de mis padres o desde la terraza de mi hermana. Me gusta contemplar las estrellas. El cielo me transmite sensaciones muy positivas. Siempre que lo miraba, esta idea me venía a la mente: “con lo grande que es el mundo, con los sitios que hay para visitar, yo estoy aquí otro día más, otro verano más.”

Estoy orgullosa de mí misma porque al fin estoy haciendo algo increíble. Una experiencia que sé que será inolvidable. La verdad es que me vino sin buscarlo. Empecé todo esto por curiosidad y ahora estoy aquí, en un avión yendo hacia New York para pasar aquí todo el verano trabajando en un campamento. Aún no me lo creo. Todo ha pasado tan rápido. Recuerdo que después de que mi jefe me dijera que estaba contratada, empecé a temblar un montón y no podía asimilarlo.

Sé que es una experiencia que me va a aportar montones de cosas positivas. Ir a otro país sola, hablar en otro idioma todo este tiempo, conocer a un montón de gente nueva, estar tan lejos de mi familia…

¡Empieza la aventura!

Así es cómo me sentía el día que atravesaba el océano Atlántico para aterrizar en New York. Como ya habéis leído, este verano tuve la oportunidad de trabajar en un campamento de verano: Long Lake Adventure Camp, en New York. El campamento está al norte del estado, en medio de un macizo montañoso enorme y precioso. El lago baña parte del campamento y te ofrece paisajes asombrosos.

He de reconocer que los primeros días fueron un poco duros debido al idioma. Cuando llegué al campamento, todas las personas con las que convivía hablaban en inglés. Al principio, me costaba entenderlos, sobre todo a los británicos, pero poco a poco me fui acostumbrando. Luego, llegaron más personas y algunos de ellos hablaban español. Me gustaba poder hablar mi lengua materna de vez en cuando.

Los niños fueron una maravilla. Cogí cariño a muchos de ellos y casi todos se portaron genial. Tuve niños de todas partes del mundo: China, Rusia, Turquía, Togo, Chile, Francia, Colombia, Inglaterra, Estados Unidos, República Checa, etc. Los que me conocen saben que me encanta conocer a gente de otros países, por lo que fue un auténtico paraíso.

Aunque los niños fuesen un encanto, a veces se hacía duro el trabajo. Gracias que teníamos un día libre a la semana. Durante estos días, solo queríamos alejarnos lo máximo posible del campamento y especialmente de los niños! Íbamos a otros pueblos cercanos, al cine, de compras, o simplemente a pasar el día a Long Lake. Un plan ideal era ir a Stewart’s a por un helado (estaban riquísimos), comprar alguna bebida y algo más para comer (Mountain Dew y Hershey’s cookies’n’cream solía ser mi elección), pasar unas cuantas horas en la playa tomando el sol y bañándonos en el lago, y terminar con una cena en el pueblo.

Llegué a conocer muy bien la cultura estadounidense. Las costumbres, los horarios (aún no sé cómo me acostumbré a comer a las doce y cuarto y a cenar a las seis), la comida… Una gran experiencia fue celebrar el 4 de julio. Fuimos con todos los niños al pueblo. En la playa del lago, montaron un escenario en el que tocó algún grupo. Todos pasamos esa noche acompañados de la música, las risas, algo para comer y, cómo no, los fuegos artificiales.

Ha sido, sin duda alguna, la mejor experiencia de mi vida. He conocido a gente increíble, he hecho amigos que viven justo en el otro lado del planeta, he tenido montones de experiencias nuevas… Prácticamente todo ha sido positivo. Recomiendo a todos vosotros tener una experiencia como ésta, porque os marcará de por vida. Yo estoy deseando volver.

Os dejo una lista de cosas que este verano hice por primera vez:

  • Ir a Estados Unidos
  • Salir de Europa
  • Estar cerca de tres meses separada de mi familia
  • Tener que comunicarme en otro idioma a todas horas
  • Fue mi primer trabajo con contrato
  • Atravesar el océano Atlántico
  • Probar peanut butter
  • Rafting
  • Volar en seaplane
  • Tubing
  • Jet-ski
  • High Ropes
  • Conocer al número máximo de personas en el mínimo tiempo
  • Convivir con personas de todos los continentes en una misma caseta
  • Slacklining
  • Paddle boarding
  • Acampar en una isla en medio del lago
  • Probar las típicas nubes quemadas (Marshmallows y s’mores)

Obviamente, viví un montón más de cosas increíbles en ese pequeño pero gran lugar del mundo. No es posible reflejar aquí con total plenitud lo maravilloso que fue y lo que esto significó para mí, pero espero haber conseguido que os animéis a vivir algo así. ¡No os arrepentiréis!

Ya en España escribí esto:

Esta experiencia me ha traído muchas cosas positivas con ella. Me he dado cuenta de muchas cosas, he hecho un montón de cosas nuevas, me ha dado la oportunidad de viajar a Estados Unidos, he podido mejorar mi inglés, pero, sobre todo, ha traído a un montón de personas nuevas a mi vida. Personas diferentes, que me caían peor o mejor, que venían de todos los rincones del mundo, de distintas culturas, razas y colores. Creo que con eso es con lo que me quedo, con la gente.

Hace un año no conocía a ninguna de estas personas ni sabía de su existencia. Ahora forman parte de mi vida.

Si quieres ver más fotos de mi aventura, ve a mi cuenta de flickr

Mi experiencia como monitora de campamento en Estados Unidos
Puntúa este post

SofiaPozuelo
sofiapozueloarto@gmail.com
6 Comentarios
  • Ana
    Posteado a las 22:25h, 24 noviembre Responder

    Qué envidia!
    Me encantaría vivir una experiencia así. Puedo preguntarte cómo conseguiste el trabajo en el campamento, a ver si me puede dar algún consejito para lanzarme a la aventura como tú.
    Muchas gracias.
    -Ana

  • Inmersa en plena aventura Erasmus | Sofía Pozuelo
    Posteado a las 14:42h, 07 noviembre Responder

    […] de junio y unos pocos días después volé a New York para pasar otro verano trabajando en Long Lake Camp. Volveré a hacer un post sobre mi segunda experiencia en ese mágico lugar. Regresé a Madrid a […]

  • Ángela
    Posteado a las 11:14h, 19 enero Responder

    Hola buenas! Buscando información sobre Erasmus acabé en tu blog y he encontrado esta entrada y me ha gustado mucho. Me gustaría saber si podrías hacer una entrada especificando un poco más sobre la web y tal y lo que necesitaste para poder irte allí a trabajar. ¿Hay que saber mucho sobre deportes y actividades para los niños?. También he visto las fotos y son geniales, es el típico campamento de EEUU que sale en las pelis jajaja. Muy buen blog y con cosas muy interesantes. Un saludo! 😀

    • sofiapozuelo
      Posteado a las 12:15h, 11 junio Responder

      Hola Ángela! Lo siento por mi tardía respuesta. Haré un post más adelante sobre el tema! 🙂 De todas formas, si te metes en la web (www.campleaders.com) encontrarás toda la información! Si te gusta la idea, te animo a que lo hagas. Es una experiencia increíble! 😉 Un beso!

  • Trucos para hacer la maleta de viaje y no morir en el intento – Come, Ama, Viaja
    Posteado a las 19:53h, 04 diciembre Responder

    […] para un viaje largo. Fue hace ya 4 años, cuando me fui a trabajar durante casi tres meses a un campamento en Nueva York. En ese momento no tenía mucha experiencia en hacer maletas de viaje para un periodo de tiempo tan […]

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This