Inmersa en plena aventura Erasmus

Tras pasar el polvo y quitar más de una telaraña, vuelvo a dejarme caer por aquí. Me acabo de dar cuenta de que la última vez que actualicé el blog fue el pasado 5 de mayo, lo que se traduce a seis meses o a medio año (aún me asusta más dicho de esta forma). Qué rápido pasa el tiempo… ¿verdad? Y más cuando no paras de hacer cosas. ¿Y dónde me he metido en todo este tiempo?

Acabé el curso universitario a principios de junio y unos pocos días después volé a New York para pasar otro verano trabajando en Long Lake Camp. Volveré a hacer un post sobre mi segunda experiencia en ese mágico lugar. Regresé a Madrid a finales de agosto, hice un par de exámenes de recuperación (sí, ¡los aprobé!) y me fui a Lille (Francia) a comenzar mi Erasmus.

Con la tontería, hoy hace exactamente dos meses que llegué aquí. Todo empezó con muchas maletas, un coche y mi familia. Condujimos desde la capital española hasta la capital del Norte de Francia, haciendo dos paradas de una noche en Zaragoza y Biarritz. Llegamos a nuestro destino el domingo 7 de septiembre, fin de semana en el que se celebraba la Braderie de Lille, todo un encuentro lleno de mercados, moules et frites, y mucha gente.

Mis padres y hermana se quedaron conmigo durante una semana, en la que me echaron una mano con la búsqueda de alojamiento y algunos papeleos. También aprovechamos para viajar a Londres y a Brujas. Finalmente, se fueron el 14 de septiembre, día de mi cumpleaños. Creo que nunca olvidaré cómo me sentí cuando vi el coche doblar la esquina y a mi familia desaparecer. Me quedaba sola ante el peligro. Hecho que me ilusionaba y asustaba a la vez. Pero aquí sigo después de todo este tiempo, sana y salva.

Durante estos dos meses he podido conocer a gente maravillosa, comer una buena cantidad de queso francés, viajar, salir mucho de fiesta, tener mejores y peores momentos, chapurrear francés… Pero sobre todo, lo que llevo de esta experiencia me ha brindado la oportunidad de conocerme un poquito más a mí misma. Y solamente por esto último hace que mi nueva aventura merezca la pena. ¿No creéis?

Inmersa en plena aventura Erasmus
Puntúa este post

SofiaPozuelo
sofiapozueloarto@gmail.com
2 Comentarios
  • jenntejada
    Posteado a las 23:09h, 07 Noviembre Responder

    Y lo que te queda hija…. ay…. y lo que te queda. Qué nostalgia me ha dado este post, ni te lo imaginas. Ya te vale irte a Brujas y no pasarte por Gante… tss! jajaja Me alegro muchisimo de que te lo estés pasando tan guay, el Erasmus es algo mágico que solo entenderemos los que nos hemos ido. Yo estoy deseando irme otra vez, como se pueda. Te aporta algo personal increíble y te pone a prueba en más de una ocasión.

    Disfrútalo 🙂

    • sofiapozuelo
      Posteado a las 00:54h, 08 Noviembre Responder

      A Gante tengo pensado ir también, no te preocupes Jenn! Jajaja Sí, la verdad es que es una experiencia única y maravillosa que toda persona con ganas de conocer mundo y ponerse nuevas metas debería experimentar! 🙂

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This