Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
pueblos blancos malaga

Ruta por los pueblos blancos de Málaga

Hoy vengo con uno de esos post interesantes para cualquier viaje pero también, muy personal para mí. Hacer una ruta por los pueblos blancos de Málaga para mí que soy malagueña y he vivido allí hasta los 23 años, es todo un reto y un viaje a mi infancia y juventud. Y es que estos pueblos forman parte de mi vida de una u otra forma ya sea a través de viajes familiares, con amigos o incluso, en excursiones del colegio… ¡Qué tiempos aquellos!

Málaga es una de las provincias de Andalucía más especiales (qué voy a decir yo). Conjuga a la perfección la montaña, el mar, una gran capital (que está más de moda que nunca) y mucha cultura e historia. Eso la hace única, con una esencia especial que transmite en el arte que derrocha en cada punto de su geografía.

Para esta ruta por los pueblos blancos de Málaga he elegido 8 puntos distribuidos por toda la provincia. No sé si serán los más bonitos de entre todos los que hay pero por una u otra razón, todos tienen un punto de especial interés y no sólo para mi, he comparado rankings, opiniones y grandes especialistas en turismo. Por supuesto, quiero mostraros lo mejor de mi tierra para que siempre, tengáis ganas de ir y de volver.

*Si quieres conocer otros pueblos que merece la pena visitar en esta provincia, en este otro post sobre los pueblos más bonitos de Málaga detallo algunos (unos se repiten y otros no).

Contenido de este post

Los pueblos blancos de Málaga

Si algo caracteriza a la provincia de Málaga eso es sin duda (y como ocurre en otras provincias andaluzas como Cádiz o Huelva), el sol. Allí brilla reluciente y además, yo creo que lo hace de otra manera. Está como más tranquilo, en su “salsa” diría yo y no tiene ninguna prisa ni angustia.

El sol de Málaga es maravilloso y aunque a todo el mundo le conquista en verano para ir a la playa, yo reconozco que me enamora el de otoño-invierno. Poco hay más bonito que disfrutar de Málaga en un día soleado de noviembre, diciembre y enero. ¡Me fascina!

De ahí que los pueblos blancos de Málaga se vean aún más blancos si cabe. El blanco de las fachadas encaladas es un reducto de la historia de estas tierras. Hay que remontarse a los fenicios y los romanos para encontrar la raíz de esta ya tradición de encalar las casas de blanco. Época tras época, siglo tras siglo, se mantuvo esta forma de pintar las fachadas por diferentes motivos y razones que siguen estando presentes hoy en día.

El reducido presupuesto de antaño para hacerse con caros pigmentos de colores, la capacidad del color blanco para aportar frescor a las viviendas durante las épocas de calor intenso y por supuesto, el factor antiséptico de la cal que contuvo a raya algunas epidemias como el tifus, la peste o la fiebre amarilla durante los siglos XVI al XIX, hicieron de la cal blanca un indispensable en las casas.

Actualmente estas razones no tienen tanto peso y bien se podría pintar las fachadas de otros colores pero en los pueblos blancos de Andalucía gusta y mucho, mantener esta tradición. De ella ahora rezuma un importante atractivo turístico que ayuda a la economía de los lugares tirando de belleza y historia.

1. Casarabonela, un pueblo menos conocido

casarabonela
Casarabonela

En este caso quiero empezar al revés, por los pueblos “menos conocidos” por todos (esos que salen menos en los medios pero que tienen un encanto único quizás también por ser menos turísticos). En ellos, como en el caso de Casarabonela, se respira a la perfección lo que significa “pueblo blanco” de Málaga.

Casarabonela es un pueblo blanco andaluz situado en la provincia de Málaga, en la comarca de la Sierra de las Nieves (declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco). Su ubicación en el corazón de esta sierra y a 514 metros sobre el nivel del mar, le proporciona un entorno natural impresionante, rodeado de montañas, bosques de pinos y vistas panorámicas.

El pueblo se encuentra a aproximadamente 48 km al oeste de la ciudad de Málaga, lo que lo convierte en un destino ideal para aquellos que desean escapar del bullicio de la costa y explorar la belleza de la naturaleza.

Historia de Casarabonela

Casarabonela tiene una rica historia que se remonta a la época romana. El nombre «Casarabonela» tiene raíces árabes y se cree que proviene del término «Qasr Bunayra,» que significa «castillo de Bonayra.” Durante la dominación musulmana, el pueblo se fortificó y se construyó el Castillo de Casarabonela, que se convirtió en un punto estratégico en la defensa de la región.

Tras la Reconquista, la población cristiana se asentó en la zona, y hoy en día, el pueblo conserva un encanto medieval con calles estrechas y casas encaladas.

Qué ver en Casarabonela

Si algo va a salir a relucir en tu paseo por este pueblo blanco de Málaga es su alma morisca. Algo que queda patente en sus diferentes puntos de interés:

El Castillo de Casarabonela es un castillo árabe del siglo IX. Se trata del punto de referencia más destacado de Casarabonela. Fue construido por los árabes sobre yacimientos romanos y más tarde reformado por los cristianos. Fue centro de la batalla del año 922 y posteriormente, se utilizó como fortaleza militar hasta el siglo XVIII. Desde sus murallas, se obtienen impresionantes vistas panorámicas de los alrededores, incluyendo la costa de Málaga y las montañas de la Sierra de las Nieves. Hoy en día está en uso como Centro de Interpretación.

Ya en el centro urbano del pueblo y dejando atrás el gran castillo, son imprescindibles otros puntos como la Plaza de Buenavista o de los Poyos como se la conoce coloquialmente. Y es que además de ser la plaza más representativa de la localidad es una impresionante balconada con vistas únicas sobre la sierra.

Seguidamente te encontrarás con la Iglesia de Santiago Apóstol. Esta iglesia es de estilo gótico tardío y data del siglo XVI. Su fachada blanca y su campanario destacan en el paisaje urbano. Dentro se encuentra la Virgen del Rosario (s. XVIII), el Museo de Arte Sacro y una gran colección de orfebrería.

Antes de terminar la visita a Casarabonela no te olvides de acercarte al Molino de los Mizos, el Jardín Andalusí y el Jardín Botánico de Cactus “Mora i Bravard” (considerado uno de los mejores de los dedicados a esta planta de toda España con más de 2.500 especies de todo el mundo).

🛏️ Si durante tu ruta por los pueblos blancos de Málaga quieres disfrutar de una estancia inolvidable, no te pierdas mi selección de hoteles con encanto en Málaga. ¡Te encantarán!

2. Cómpeta, pueblo blanco en la Axarquía

En nuestro segundo pueblo blanco de Málaga nos trasladaremos hasta la comarca de la Axarquía (la parte más al este de la provincia). A 50 kilómetros de la capital por el este, en las estribaciones de la Sierra de Almijara, se encuentra este pequeño pueblo más que famoso por aquellos lares por su increíble y gustoso vino dulce (no te olvides de probarlo en tu próxima visita).

Historia de Cómpeta

Nos remontaremos hasta la época de la dominación árabe para encontrar los orígenes de la identidad de Cómpeta. El nombre «Cómpeta» proviene de la palabra árabe «qubba,» que significa «cúpula,» en referencia a la forma del monte sobre el que se encuentra el pueblo.

Tras la Reconquista, el pueblo pasó a manos cristianas, y hoy en día conserva su encanto tradicional con calles empinadas y casas encaladas.

Qué ver en Cómpeta

En Cómpeta planes no van a faltar pero lo que sí tiene que incluir tu visita es sin duda, una (o varias) paradas en bodegas de vino de Málaga. Este vino es único, tiene un toque especial que le aportan las montañas, la temperatura y la flora de la zona. En mi casa era habitual (teniendo en cuenta que vengo de familia de bodegueros. Mi abuelo fue el gerente durante muchos años de las Bodegas Larios y mi madre nació, literalmente, en las propias bodegas).

Aquí el monumento más emblemático es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción conocida como “Catedral de la Axarquía”. Data del siglo XVI y está compuesta por tres impresionantes naves de estilo neomudéjar.

Junto a esta Iglesia encontrarás también el Paseo de las Tradiciones con mosaicos que muestran las diferentes culturas y sus costumbres que han pasado por aquí, la plaza Almijara (fachada y fuente típicamente andaluzas) y la ermita de San Sebastián en la parte más antigua del pueblo (hogar del patrón de Cómpeta).

Añade a tu visita una parada en el Museo de Artes y Costumbres Populares (que habita un antiguo Cuartel de la Guardia Civil del s. XIX), el Museo Molino de Hadriano, las casas colgantes y el lagar de la plaza de la Vendimia.

3. Álora, un bonito pueblo blanco de Málaga

alora
Álora

Ahora toca adentrarnos en un terreno realmente bonito de la serranía malagueña… la comarca del Guadalteba (que quizás es algo nuevo para ti). Rodeado de montañas espectaculares, Álora es un destino único con vistas a un impresionante pantano digno de descubrimiento.

Historia de Álora

Álora, cuyo nombre proviene de la palabra árabe «Al-Lawra,» ha sido un importante asentamiento desde tiempos prehistóricos. En la época romana, Álora se conoció como «Iluro» y experimentó un período de prosperidad y desarrollo. Los romanos dejaron su huella en la región a través de la construcción de caminos y puentes, algunos de los cuales aún se pueden ver en la zona.

Sin embargo, fue durante la ocupación musulmana que Álora experimentó un período de gran esplendor. La influencia árabe se refleja en la arquitectura, los sistemas de riego y la agricultura. El sistema de terrazas para el cultivo de árboles frutales, conocido como «terrazas árabes,» es un testimonio de esta herencia cultural.

La Reconquista de Álora tuvo lugar en 1484, cuando las fuerzas cristianas bajo el mando de los Reyes Católicos lograron recuperar la ciudad.

A lo largo de los siglos, Álora ha seguido desarrollándose como un importante centro agrícola, especialmente en la producción de cítricos, almendras y aceitunas. Hoy en día, la ciudad mantiene su encanto histórico, con calles adoquinadas y casas encaladas, y es un destino turístico popular debido a su rica historia, belleza natural y monumentos históricos.

Qué ver en Álora

Álora se encuentra a unos 40 km al noroeste de Málaga y está anidado en las estribaciones de la Sierra de las Nieves. Esta ubicación proporciona un telón de fondo impresionante de montañas y colinas cubiertas de olivares y árboles frutales. Además, Álora se encuentra cerca de los famosos desfiladeros de los Gaitanes, lo que lo convierte en un punto de partida ideal para explorar el Caminito del Rey, una de las rutas de senderismo más impresionantes de la región.

Además, otros puntos de interés a visitar son:

  • Castillo de Álora: un punto destacado del pueblo ubicado en su parte más alta, en el Cerro de Las Torres. Edificado en la Edad Media reposa sobre estructuras de la época fenicia y romana. Con dos recintos amurallados en su haber, se adapta de forma única al desnivel y relieve de la zona. Lo más impresionante son los 6 torreones dispuestos estratégicamente para aumentar la capacidad defensiva.
  • Convento de Nuestra Señora de las Flores: a las afueras del municipio se encuentra este espectacular convento del siglo XVI construido por los Franciscanos Recoletos. Actualmente alberga y guarece a la Virgen de las Flores, patrona de Álora.
  • Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación: como no podía ser de otra manera, aquí también hay una iglesia en favor de esta virgen. Es una de las iglesias más grandes de toda la provincia de Málaga y fue construida en el año 1600.

Dejando atrás castillos e iglesias, en Álora no te puedes perder el Museo Municipal Rafael Leri (cuyo edificio en sí es muy interesante), el Monumento al Cante por la Malagueña (porque en Málaga se cantan y bailan las malagueñas) y la ermita de las Tres Cruces.

Tras la visita turística, Álora es un punto único para los amantes del senderismo ya que a los senderos de la Sierra de las Aguas y la Subida al Hacho de Álora hay que sumar que desde aquí se llega al reconocido Caminito del Rey.

*Si tienes pensado hacer este “caminito”, antes reserva plaza y saca tu entrada (están muy cotizadas). Puedes reservar una excursión organizada al Caminito del Rey aquí desde Álora.

4. Genalguacil, en el Valle del Genal

Genalguacil
Genalguacil

Enclavado en el hermoso Valle del Genal (muy cerca de Ronda), en la provincia de Málaga, se encuentra Genalguacil, otro de los encantadores pueblos con una historia que se remonta a la época romana. Rodeado por una exuberante naturaleza, Genalguacil combina la belleza de su entorno montañoso con una herencia árabe evidente en su arquitectura y terrazas agrícolas.

Sin embargo, lo que hace que Genalguacil sea verdaderamente especial es su compromiso con el arte contemporáneo. Cada dos años, este pueblo se convierte en un lienzo viviente con su Museo al Aire Libre, donde artistas de todo el mundo convergen para crear nuevas obras de arte que decoran las calles y plazas del pueblo. Esta fusión de historia, cultura y arte hace que Genalguacil sea un destino único en el corazón de Andalucía, atrayendo a viajeros y amantes del arte por igual.

Historia de Genalguacil

La herencia histórica más influyente de Genalguacil proviene de la época árabe ya que dejó una profunda marca en su arquitectura y su estilo de vida. Las terrazas de cultivo y la red de acequias son evidencia de la ingeniería hidráulica y agrícola árabe que transformó la región.

Durante la Reconquista, Genalguacil pasó a manos cristianas en el siglo XV, marcando una nueva fase en su historia. A lo largo de los siglos, el pueblo fue objeto de disputas territoriales y cambios de señorío, lo que contribuyó a su rica historia.

Hoy en día, Genalguacil es conocido por su compromiso con el arte contemporáneo y su Museo al Aire Libre, un evento que ocurre cada dos años. Este proyecto artístico ha convertido a Genalguacil en un punto de encuentro para artistas de todo el mundo, que crean y exhiben obras de arte contemporáneo en las calles y plazas del pueblo, convirtiéndolo en un auténtico museo al aire libre.

Qué ver en Genalguacil

Lo mejor que se puede hacer en este enclave es pasear por su casco histórico “sin rumbo” sobre todo si tu visita coincide con la celebración del Museo al Aire Libre – certamen de pintura y arte que se celebra en sus calles cada dos años. En sus callejuelas te harás eco de la auténtica esencia de un pueblo blanco de Málaga pudiendo disfrutar de sus casas encaladas de blanco y fachadas repletas de coloridas macetas.

Este Certamen nació en 1994 como una iniciativa para revitalizar y enriquecer la vida cultural de este pueblo andaluz. El objetivo era aprovechar la belleza natural y arquitectónica de Genalguacil para crear un espacio único en el que artistas contemporáneos pudieran expresarse y exponer sus obras. Se celebra cada dos años y convoca a artistas de todo el mundo que crean sus obras en las calles y plazas, utilizando el propio pueblo como lienzo.

Los artistas no solo utilizan el pueblo como inspiración, sino que también interactúan con los habitantes locales y los visitantes, involucrándolos en el proceso creativo y fomentando el diálogo entre el arte contemporáneo y la vida cotidiana. Además las obras de arte creadas durante el certamen se integran en el paisaje de Genalguacil y se mantienen en exhibición permanente en las calles y plazas del pueblo. Esto da lugar a un «museo al aire libre» único que evoluciona con cada edición del certamen.

Como no podía ser de otra forma, en tu pasear encontrarás la Plaza de la Constitución (el primer sábado de cada mes se organiza allí un mercado de artesanía y dulces caseros) y su Iglesia, de San Pedro Mártir de Verona (s. XVI).

Para terminar tu jornada aquí no dudes en subir a los miradores de la parte más elevada desde los que disfrutar de una vista panorámica única sobre la serranía y el valle.

5. Ronda, uno de los pueblos más bonitos de España

ronda pueblos blancos malaga
Puente Nuevo

Ronda es uno de los imprescindibles de los pueblos blancos de Málaga. Es impresionante allá por donde se mire. Su estampa del puente sobre el río Tajo ha dado la vuelta al mundo y su cultura, inunda todo a su paso. Situado en el corazón de su propia serranía, es una de las localidades más emblemáticas de la provincia.

🎟️ Nada mejor para conocer este precioso pueblo que hacer este free tour por Ronda, gracias al cual tendrás la oportunidad de visitar los lugares más emblemáticos. ¿Vas a visitar Ronda durante la noche? Echa un vistazo a este free tour nocturno por Ronda.

Historia de Ronda

Situada en el corazón de la provincia de Málaga, a 101 kilómetros de la capital, tiene una historia que se remonta a la época romana. Durante la dominación romana, se la conocía como «Arunda.» Sin embargo, es la influencia árabe la que dejó una marca más profunda en la ciudad. Ronda fue una parte importante de Al-Andalus, la región musulmana de la península ibérica, y su legado se refleja en la arquitectura, las murallas y los sistemas de riego.

En el siglo XV, Ronda fue finalmente reconquistada por los Reyes Católicos, marcando el fin del dominio musulmán. Durante los siglos posteriores, la ciudad experimentó un auge cultural y económico, atrayendo a intelectuales y artistas.

Además, la ciudad se divide en dos partes por el Tajo de Ronda, un desfiladero impresionante que alcanza alturas de hasta 100 metros y que ha sido un punto focal en la historia de la ciudad.

Qué ver en Ronda

Ronda tiene muchísimo que ver y que disfrutar pero lo mejor, sin duda, es disfrutar de un paseo por sus calles y degustar su gastronomía ya sea dulce o salada. Los lugares de referencia son:

  • Puente Nuevo: Este icónico puente, que se alza sobre el río Tajo de Ronda, es una de las imágenes más emblemáticas de la ciudad. Ofrece vistas impresionantes del desfiladero y es un lugar perfecto para tomar fotografías.
  • El Tajo de Ronda: Este desfiladero profundo y espectacular divide la ciudad en dos partes y ofrece vistas panorámicas excepcionales. Puedes caminar por el borde del Tajo y disfrutar de las vistas o visitar los Jardines de Cuenca para una vista aún más impresionante.
  • Mirador de Aldehuela: Otra vista panorámica asombrosa de la ciudad y el Tajo se obtiene desde este mirador.
  • Plaza de Toros de Ronda: Ronda es conocida por su afición a la tauromaquia, y su plaza de toros es una de las más antiguas y hermosas de España. Puedes visitar el museo taurino y aprender sobre la historia de la corrida de toros.
  • Baños Árabes: Los Baños Árabes de Ronda son uno de los mejores ejemplos de la arquitectura de esta cultura en la región. Estos baños muestran la sofisticación de la ingeniería hidráulica árabe.
  • Casco Antiguo: El casco antiguo de Ronda es un laberinto de calles estrechas y adoquinadas, salpicado de plazas encantadoras y edificios históricos. Es perfecto para perderse y explorar. Aprovecha para parar en alguna de sus pastelerías y degustar alguno de sus deliciosos dulces típicos autóctonos.
  • Casa del Rey Moro: Esta mansión histórica se encuentra en la ladera del Tajo y alberga un sistema de escaleras zigzagueantes que descienden hasta el fondo del desfiladero. Ofrece una visión fascinante de la historia de Ronda.

🛏️ Como ves, Ronda da para mucho, muchísimo así que sinceramente te recomiendo escogerlo para dormir y alojarte al menos, una noche. Los hoteles son muy diversos y entre los más representativos están: el Hotel Don Miguel (justo casi sobre el puente y el arco del Tajo), el Hotel Soho Boutique Palacio San Gabriel o el Catalonia Ronda (cuyas habitaciones están sobre la propia Plaza de Toros con unas vistas impresionantes).

6. Casares, un pueblo blanco malagueño precioso

Casares Malaga
Casares

Avanzamos cada vez más en nuestra ruta por los pueblos blancos de Málaga… ¡Qué maravilla y qué recuerdos! En este caso vamos hasta Casares, situado al límite con la provincia de Cádiz, en la comarca de la Costa del Sol Occidental. Por cierto, si también vas a pasar por Cádiz, no te pierdas los pueblos blancos más bonitos de Cádiz.

Aunque es un pueblo de interior, está relativamente cerca de la costa… Desde los miradores del pueblo se puede divisar (en los días claros, que son la mayoría) el mar.

🎟️ Si quieres conocer esta localidad junto a un guía para así descubrir los datos más interesantes sobre su historia, no dejes de hacer esta visita guiada por Casares. El tour tiene una duración de una hora y media.

Historia de Casares

En la antigüedad, el pueblo se conocía como «Castellum Salariae» debido a su importancia en la producción de sal. A pesar de su origen romano, es la influencia árabe la que dejó una huella más profunda en su arquitectura y cultura.

Durante la época musulmana, Casares era una fortaleza defensiva estratégica que desempeñó un papel crucial en la región. Las murallas y las fortificaciones que rodean el pueblo son evidencia de este pasado histórico. El nombre «Casares» proviene de la palabra árabe «Quasr,» que significa castillo, destacando la importancia de esta fortaleza.

En el siglo XV, la Reconquista llevó a la caída del dominio musulmán y marcó el inicio de una nueva era en la historia de Casares bajo el dominio cristiano. Durante los siglos posteriores, la ciudad experimentó un crecimiento económico y cultural, atrayendo a artistas e intelectuales.

Qué ver en Casares

En él se pueden (y se debe) visitar:

  • Castillo de Casares: Las ruinas del castillo de Casares se alzan sobre un promontorio y ofrecen vistas panorámicas del pueblo y sus alrededores. Aunque gran parte del castillo se encuentra en ruinas, es un lugar interesante para explorar y aprender sobre la historia defensiva de la región. Y lo de ruinas se debe a que es un castillo que data del siglo III (ya cuenta con años).
  • Antigua Iglesia de la Encarnación: Esta iglesia, construida en el siglo XVI, es actualmente y desde el año 2010 el Centro Cultural Blas Infante en el que se pueden descubrir exposiciones de la historia del pueblo. 
  • Casa natal de Blas Infante: en este municipio nació una de las personalidades más representativas de Andalucía, Blas Infante. El 5 de julio de 1885 en el número 51 de la calle Carrera nacía Blas Infante Pérez de vargas, ensayista, notario, abogado y político español de la época. A día de hoy es reconocido por su papel clave en la identidad andaluza dotando a la comunidad de simbología que a día de hoy sigue vigente: la bandera, escudo e himno. 

Caminando por sus calles estrechas y muy agradables encontrarás la Plaza de España, el corazón del pueblo y un lugar encantador para disfrutar de la vida local. Está rodeada de bares y restaurantes donde puedes saborear la deliciosa gastronomía andaluza. La Fuente de Carlos III, fuente histórica y punto de referencia en el pueblo conocida por su elegante arquitectura. Es un lugar popular para tomar fotos y descansar.

Ya para finalizar como te comentaba al principio, no dejes de subir a sus miradores naturales. Casares cuenta con varios miradores naturales que ofrecen vistas espectaculares del paisaje circundante. Estos miradores son lugares perfectos para contemplar la belleza natural de la región.

🛏️ Casares también es una muy buena opción para alojarse y dormir allí. Seguro que descansarás como en pocos sitios. Hoteles hay para elegir como el Hotel Rural Casares. Y a pocos kilómetros, ya estarías en Estepona, donde puedes disfrutar de la playa para completar un día perfecto.

7. Gaucín, entre montañas

ruta pueblos blancos malaga
Gaucín

Ya nos queda menos para terminar esta interesante ruta pero antes, hagamos un alto en el camino en otro pueblo de los más “desconocidos” pero muy interesante. Gaucín es uno de esos tesoros que se encuentra en medio de las montañas de Málaga (que Málaga tiene mar y montaña). De hecho está situado estratégicamente en una colina desde la que se divisan panorámicas excepcionales de toda la serranía y en los días más despejados, el mar e incluso, África a lo lejos.

El pueblo goza de una atmósfera relajada y única que le hacen realmente especial sobre todo para los que quieren relajarse. De hecho hay quien dice que viajar a Guacín es transportarse en el tiempo a tan sólo 128 kilómetros de la cosmopolita capital.

Historia de Gaucín

Desde sus orígenes romanos como «Castellum Salariae,» un importante centro agrícola y comercial, hasta su papel crucial durante la época musulmana como una fortaleza defensiva, Gaucín ha acumulado una historia diversa y fascinante. El nombre «Gaucín» proviene de la palabra árabe «Wazan,» que significa fortaleza, enfatizando su importancia estratégica en ese período.

La Reconquista en el siglo XV marcó el inicio de una nueva era en la historia de Gaucín bajo el dominio cristiano. A medida que avanzaba el tiempo, el pueblo experimentó cambios significativos, pero mantuvo su autenticidad con calles empedradas, casas encaladas y plazas encantadoras que reflejan la esencia de los pueblos blancos andaluces.

Qué ver en Gaucín

Aseguran muchos que Gaucín es el pueblo más bonito de Málaga… No sé si tanto y no porque no sea bonito sino porque hay otros pueblos en la provincia luchando por esa posición con méritos propios. Sea como sea, aquí hay puntos muy importantes e interesantes a visitar:

  • Castillo de Gaucín: Las ruinas del castillo del Águila se alzan en la cima de una colina con vistas panorámicas. Aunque gran parte del castillo está en ruinas, es un lugar interesante para explorar y aprender sobre la historia defensiva de la región.
  • Iglesia parroquial de San Sebastián: Esta iglesia del siglo XVII de aire renacentista es un centro de reunión de todos los habitantes del municipio. Puntos al que añadir el Convento Carmelita, la antigua Ermita de la Vera Cruz (1704) y la actual Casa de la Cultura de Gaucín.
  • Fuente de los Seis Caños: Para el que vaya en verano la Fuente de los Seis Caños es parada obligatoria también para disfrutar de su rica y fresca agua.

Por su localización en altura, Gaucín cuenta con varios miradores naturales que ofrecen vistas impresionantes de las montañas circundantes, el estrecho de Gibraltar y África en días despejados.

8. Frigiliana, de los pueblos blancos de Málaga más bonitos

que ver en frigiliana
Frigiliana

Ahora sí llegamos al final de esta ruta por algunos de los pueblos más representativos de Málaga. Aunque ya he hablado de él en algunas ocasiones (de hecho tenemos un post íntegramente sobre qué ver en Frigiliana), esta localidad no puede faltar en cualquier recuento de pueblos especiales de Málaga. Para muchos es el pueblo más bonito de Málaga, de Andalucía e incluso, de España (así fue elegido un año).

Frigiliana es realmente espectacular, es bello, con esencia y encanto. A mí me tiene enamorada y me ha cautivado de mayor, lo reconozco. Incluso, cuando voy allí (en los últimos dos años he ido tres veces y eso que vivo lejos) se me ha pasado por la cabeza la opción de jubilarme allí. No sé si será o no pero lo que sí es cierto es que es realmente bonito y se debe vivir muy bien allí.

El clima es suave, constante y agradable todo el año. Está en la montaña pero desde él, se ve el mar que está a escasos 20 kilómetros con Nerja a sus pies ¡Qué maravilla!

Te dejo unas pinceladas para convencerte de incluirlo en tu ruta.

🎟️ Si quieres conocer más detalles sobre esta preciosa localidad, recomendamos hacer este free tour por Frigiliana, el que cuenta con una duración de una hora y media. También puedes optar por hacer esta visita a una plantación de aguacates, una actividad muy interesante.

Historia de Frigiliana

La historia de Frigiliana es un viaje a través de los siglos que se remonta a la época de los romanos, cuando la región estaba habitada. No obstante, su herencia más influyente proviene de la época musulmana. Durante este período, Frigiliana era conocida como «Xeniliana,» y se convirtió en un importante centro agrícola y comercial bajo el dominio árabe. Las estrechas calles adoquinadas, las casas encaladas y la disposición de los edificios en el casco antiguo son testigos de esta influencia.

La Reconquista en el siglo XV marcó la caída del dominio musulmán y la llegada de los Reyes Católicos. Aunque el control cambió de manos, la influencia árabe persistió en la arquitectura y el diseño de la ciudad.

Frigiliana es conocida por su importancia histórica y ha sido declarada Conjunto Histórico-Artístico. El casco antiguo es un ejemplo sobresaliente de la arquitectura morisca y andaluza. El Laberinto de Frigiliana, con su intrincada red de calles y plazas, es una delicia para los visitantes que buscan explorar el pasado del pueblo.

Qué ver en Frigiliana

Ay, qué maravilla poder disfrutar de un día en Frigiliana. Allí lo más interesante, bonito y cautivador son dos cosas, pasear por el casco urbano y visitar el Palacio de los Condes de Frigiliana.

En el palacio, ubicado en la Plaza del Ingenio, podrás ver la única fábrica de miel de caña activa en Europa (y entender por qué este producto es y sobre todo fue, tan importante comercialmente para la zona).

Y paseando por su centro histórico además de puntos de referencia históricos como la Casa del Apero, la Iglesia de San Antonio de Padua o la Fuente Vieja, disfrutarás de lo más bonito que tiene, sus calles pequeñas, empedradas y relucientes.

Calles rodeadas de casas con fachadas blancas impolutas adornadas con macetas de vivos colores. Si quieres saber más de Frigiliana, dónde comer y también dónde dormir de forma confortable, visita este post sobre Frigiliana y descúbrelo con calma.

Málaga y su poquito de historia

Málaga es una de las 8 comunidades autónomas que conforman Andalucía. Esa tierra del sur de España repleta de arte y bañada por el sol y el mar Mediterráneo en este caso. Con una superficie total de más de 7.000 km², alberga a una población total de más de 1,6 millones de habitantes que se distribuyen a la perfección entre los 101 municipios de la provincia.

Está localizada al sur de España y también al sur de la propia comunidad autónoma de Andalucía. Al norte limita con Córdoba y Sevilla; al este, con Granada y al oeste, con Cádiz. El sur, su sur, está muy bien flanqueado por un azul y agradable Mar Mediterráneo. Un mar que hace que la provincia y sobre todo, la capital, Málaga, tengan un clima estupendo, constante y suave durante todo el año (exceptuando los días de terral que mejor no salir de casa).

Su historia abarca milenios y ha sido moldeada por diversas culturas que han dejado una huella perdurable en su paisaje y cultura.

Desde tiempos prehistóricos, Málaga ha sido un lugar de asentamientos humanos. Los fenicios, romanos, visigodos y musulmanes han dejado su influencia en la región a lo largo de los siglos. Durante la época romana, Málaga era conocida como «Malaka» y fue un importante puerto comercial y centro de producción de vinos y aceites.

Sin embargo, uno de los periodos más significativos en la historia de Málaga fue la época musulmana, que se extendió durante varios siglos. Durante este tiempo, Málaga se convirtió en una próspera ciudad bajo el control de los califas de Córdoba y más tarde, los almohades. Esta era dejó un legado arquitectónico impresionante, con la construcción de fortificaciones, palacios y sistemas de riego que todavía se pueden apreciar en la actualidad.

La Reconquista, liderada por los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, en el siglo XV, marcó el final de la dominación musulmana en Málaga y el comienzo de la influencia cristiana en la región. El puerto de Málaga se convirtió en un punto clave en la exploración y el comercio.

Ya en el siglo XIX, Málaga experimentó un auge económico gracias a la producción de vinos y pasas, conocidos como «vinos dulces de Málaga» y «uvas pasas de Málaga», que se exportaron a todo el mundo. Esta prosperidad se refleja en la arquitectura de la ciudad y sus alrededores.

Hoy en día, la provincia de Málaga es un mosaico de culturas e influencias históricas que se pueden apreciar en sus pueblos y su rica tradición gastronómica. Los visitantes que exploran estos encantadores pueblos no solo disfrutan de su belleza escénica, sino que también se sumergen en la historia de una provincia que ha sido testigo de innumerables momentos históricos a lo largo de los siglos.

Mapa de la ruta por los pueblos blancos de Málaga

En el siguiente mapa puedes ver los pueblos mencionados y los hoteles recomendados:

Y hasta aquí nuestra ruta por los pueblos blancos de Málaga. Haber, hay más pero he elegido estos 8 porque todos tienen un encanto único y algo muy diferenciador.

En todos ellos encontrarás lugares exquisitos para degustar la gastronomía típica malagueña en la que no puede faltar la ensaladilla malagueña (de patatas y bacalao), las sopas perotas, la porra antequerana, el ajo blanco o el chivo lechal. ¡Todo más que rico!

Si es tu primera vez en este país, en esta completa guía de España encontrarás toda la información que necesitas y si vienes por Málaga… ¡Te leo en comentarios!

Picture of María Alcaraz

María Alcaraz

¡Hola! Soy María, redactora en este blog y autora de este post. Me apasiona viajar para descubrir cosas nuevas, leer, pintar y el té. Soy del team té y cazo cafeterías bonitas.

↠ Reserva free tours y visitas guiadas en Civitatis o GetYourGuide. Siempre uso estas plataformas para consultar las actividades organizadas que hay en el destino.

↠ Para pagar con tarjeta en moneda extranjera o sacar dinero de cajeros, siempre uso esta tarjeta (hay planes gratuitos y de pago). ¡Es la que mejor funciona!

↠ Viajar con seguro de viaje a un destino en el que no cuentes con la sanidad cubierta es un básico. Consigue tu seguro un 5% más barato desde este enlace.

↠ Si quieres tener internet en tu destino desde que aterrizas y no quieres perder mucho tiempo, nada como esta eSIM. Usa el código «comeamaviaja» para un 5% de descuento.

↠ Consulta las ofertas de Booking, plataforma que siempre uso, ya que siempre encuentro muy buenas opciones gracias a su buscador con filtros.

↠ En los destinos en los que necesito alquilar coche, siempre consulto los buscadores de Discover Cars y Auto Europe. ¡Te los recomiendo!

↠ Si aún necesitas comprar los vuelos de tu viaje, no hay mejor buscador que Skyscanner (aunque siempre te recomiendo reservar el vuelo en la web de la compañía).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *