Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
pueblos mas bonitos de la costa brava

Los 6 pueblos más bonitos de la Costa Brava

La Costa Brava y sus pueblos forman ahora parte indiscutible de mi listado de destinos preferidos. Y es que la reciente ruta que hemos hecho en autocaravana por allí nos ha enamorado tanto, que estoy deseando volver para disfrutar del sol, el mar, la cultura y la esencia de estos lugares.

Tras 9 días de ruta, estoy totalmente convencida de que este es un destino para disfrutar y sobre todo, para volver. Hoy quiero hacer una recopilación de los 6 pueblos más bonitos de la Costa Brava. Ya sabes, “lo de los más bonitos”, bajo mi punto de vista y criterio. La elección ha sido difícil porque hay bastantes. Todos ellos tienen algo, un “no sé qué” que les hace merecedores de incluirlos en este listado pero como incluir todos sería ardua tarea, he hecho esta selección.

Esta costa es un tramo pintoresco del litoral catalán que de verdad, cautiva a todos los que la visitamos. Su encanto atemporal y su belleza única se despliega en cada rincón. En esta tierra de impresionantes acantilados, aguas cristalinas y cielos azules interminables. Cada pueblo cuenta una historia única muy interesante y que ayuda a conocer no sólo el pasado sino también, nuestro presente.

Prepárate para un viaje inolvidable mientras exploramos los 6 pueblos más bonitos que la Costa Brava tiene para ofrecer. Espero que te gusten y sobre todo, te abran el apetito para lanzarte a esta ruta.

Contenido de este post

Pueblos más bonitos de la Costa Brava

Vamos allá con esta recopilación de los 6 pueblos con más encanto de la Costa Brava.

💡 Si te encuentras en Barcelona y no cuentas con vehículo propio, puedes animarte a hacer este tour organizado a Girona, Figueras y Cadaqués. Por otro lado, si estás en Girona, puedes apuntarte a este interesante tour por los pueblos medievales de la Costa Brava.

1. Cadaqués, el pueblo con más encanto en la Costa Brava

cadaques pueblo bonito costa brava
Cadaqués

Si hay un lugar que bien merece el título de pueblo bonito de la Costa Brava, ese es Cadaqués. Siempre había oído hablar muy bien de él y era uno de mis pendientes de Cataluña. Finalmente, en esta ruta por la Costa Brava pude cumplir con mi promesa de ir a visitar Cadaqués y debo decir que no sólo no ha defraudado sino que ha superado y con creces, mis expectativas.

La bajada al pueblo por la carretera de montaña infestada de estrechas curvas (y más con una gran autocaravana) nos hacía pensar que abajo debería por lo menos, haber un gran tesoro. ¡Vaya si lo había! Cuando llegamos a Cadaqués, nuestra sorpresa fue mayúscula. Es realmente bonito y además su esencia pesquera mezclada con el arte que allí se respira lo convierte en único.

Cadaqués despierta literalmente con el resplandor del sol mediterráneo sobre sus casas blancas. Así nos sentimos nuestra mañana allí. Este pintoresco pueblo pesquero ha cautivado a artistas, desde Salvador Dalí hasta Pablo Picasso, con su belleza atemporal y su atmósfera bohemia.

Rodeado por las aguas cristalinas del mar y guarecido por colinas cubiertas de olivos, Cadaqués es un lienzo en sí mismo, donde cada calle adoquinada y cada rincón es una obra de arte. De hecho, de lo que más disfruté fue descubrir pequeños talleres y galerías de arte en casas y garajes.

Por cierto, en Cadaqués es muy recomendable quedarse a dormir porque despertar allí es impresionante. Yo lo hice en un camping (llevábamos autocaravana) pero que además tiene unos pequeños bungalows y tipis de diseño… ¡Espectaculares! Está en la parte alta, junto a la casa de Dalí y tiene bajada directa al pueblo. Se llama Wecamp.

Historia de Cadaqués

La historia de Cadaqués, uno de los pueblos más bonitos de Cataluña, se remonta a la época íbera, pero fue durante la dominación romana que el pueblo comenzó a tomar forma. Su ubicación estratégica atrajo a comerciantes y pescadores, estableciendo las bases de una rica tradición marítima.

A lo largo de los siglos, Cadaqués resistió incursiones piratas y preservó su identidad única, que se fusiona con la inspiración artística que fluye por sus calles. Para esto fue súper importante su ubicación ya que aunque tiene entrada por mar, salir por tierra no es tarea fácil.

Con una población acogedora y diversa, Cadaqués equilibra la autenticidad de sus raíces pesqueras con la energía creativa de los artistas que la han convertido en su hogar. Los habitantes locales son conocidos por su hospitalidad, compartiendo historias sobre la vida marina y la rica historia del pueblo.

La demografía de Cadaqués se compone tanto de residentes locales que han vivido allí generación tras generación como de visitantes que han decidido quedarse cautivados por su encanto sin olvidar los turistas que cada año la visitamos.

🛏️ Si quieres disfrutar de una estancia inolvidable durante tu visita por los pueblos con encanto de la Costa Brava, echa un vistazo a esta selección de hoteles con encanto en la Costa Brava.

Aquí van unos imprescindibles de Cadaqués, uno de los pueblos más bonitos de la Costa Brava.

Casco antiguo

Pasear por el encantador casco antiguo, donde calles empedradas serpentean entre casas blancas con puertas de colores es el mejor plan que se puede tener a cualquier hora del día. Descubre la Iglesia de Santa María, un hito que domina el horizonte del pueblo y ofrece vistas panorámicas incomparables.

La Casa-Museo Salvador Dalí

Siendo uno de los lugares más icónicos, la Casa-Museo de Salvador Dalí en Portlligat, justo en las afueras de Cadaqués en la parte alta, te permite adentrarte en el mundo surrealista del famoso pintor. Es recomendable reservar con antelación para disfrutar de esta experiencia única (los lunes está cerrada).

Mi consejo es sentarte en la playita que hay delante de su casa. Si hay calma es posible trasladarse a la época en la que el gran artista vivía allí con Gala (su mujer) y se inspiraba con ese escenario.

Faro de Cala Nans

También explora los senderos que serpentean alrededor de Cadaqués, como el que lleva al Faro de Cala Nans, para disfrutar de vistas panorámicas de la costa y el paisaje circundante.

Playas de Cadaqués

Sumérgete en las aguas cristalinas de la Platja Gran, la playa principal de Cadaqués, o aventúrate hacia calas más escondidas como Cala Guillola para disfrutar de la serenidad y la belleza natural.

2. Tossa de Mar, harás un viaje en el tiempo

tossa de mar
Tossa de Mar

Por supuesto también en la Costa Brava, Tossa de Mar se destaca como un tesoro donde la historia y el encanto conviven en perfecta armonía. Este antiguo pueblo pesquero, protegido por una impresionante muralla medieval, invita a los visitantes a hacer un viaje en el tiempo mientras se disfruta del mar y el sol. Tossa de Mar, a orillas del Mediterráneo, es otro de los pueblos que no pueden faltar.

Historia de Tossa de Mar

Las raíces históricas de Tossa de Mar se remontan a la época romana, pero fue en la Edad Media cuando el pueblo floreció. La construcción de la muralla en el siglo XII, conocida como la Vila Vella, es un testimonio imponente de este periodo. Durante el pasar de los siglos, Tossa de Mar ha preservado su carácter medieval, convirtiéndose en un escenario que evoca la vida en la Costa Brava a lo largo de los tiempos.

Los pescadores locales desarrollan su actividad frente a al movimiento incesante y ojos curiosos de los turistas. La calidez de la comunidad local es palpable, y los habitantes son guardianes apasionados de las tradiciones que han definido la identidad de Tossa de Mar desde siempre.

A continuación puedes encontrar algunos lugares que no te puedes perder en tu paso por este bonito pueblo de la Costa Brava.

💡 Tossa de Mar es un destino interesante para bucear. Si nunca has practicado esta increíble actividad, puedes aprovechar tu visita a este precioso pueblo para hacer un bautismo de buceo. También te puede interesar esta actividad de snorkel en la playa de la Mar Menuda.

Vila Vella y murallas medievales

La Vila Vella de Tossa de Mar es una ciudad amurallada que data del siglo XII y es la única fortificación medieval en la costa catalana que aún se conserva intacta. Recorrer sus estrechos callejones empedrados te sumerge en la historia medieval de la región pero además, de verdad.

Nosotros dimos un largo paseo por toda ella subiendo hasta el faro y bajando por las callejuelas de su interior (donde hay talleres de artistas y tienditas muy bonitas). Las murallas ofrecen vistas impresionantes del mar Mediterráneo y del paisaje circundante.

Playa Gran

Relájate en la Playa Gran, una inmensa extensión de arena dorada que se extiende bajo las murallas. Las aguas suaves del Mediterráneo invitan a los bañistas a disfrutar del mar y el solecito en un entorno encantador.

Far de Tossa

Sube la serpenteante muralla y llega hasta el Faro de Tossa para disfrutar de vistas panorámicas que abarcan la costa y el horizonte marino. El camino hasta el faro te lleva a través de paisajes pintorescos y antiguos bunkers que evocan la historia militar de la región durante la Guerra Civil Española.

El faro es pequeñito pero el espacio natural que lo rodea es muy agradable. Además hay una cafetería con terraza sobre el acantilado que te va a enamorar.

Museo Municipal

Si quieres sumergirte en la historia local el Museo Municipal de Tossa de Mar es la mejor opción. Alberga una colección fascinante que abarca desde arte medieval hasta objetos de la vida cotidiana a lo largo de los siglos.

Escenario de películas

Antes de acabar, una de “curiosidades”. A lo largo de los años, Tossa de Mar ha sido elegida como escenario por varios directores que buscaban la autenticidad y la belleza única de este pueblo de la Costa Brava para sus producciones cinematográficas.

  • Mark Robson – «El Puente de los Espías» (1954).
  • Jaume Balagueró – «La Sombra de la Ley» (2018).
  • José Luis Garci – «El Crack Cero» (2019).

Pero sin duda fue Michael Powell y Emeric Pressburger – «Pandora y el Holandés Errante» (1951) la que posicionó a Tossa de Mar gracias a la participación de Ava Gardner en la cinta y la promoción que esta hizo del lugar.

A lo que hay que añadir que la visita de Ava Gardner y el secreto encuentro con Frank Sinatra durante el rodaje han dejado una huella imborrable en la historia cinematográfica de Tossa de Mar. La leyenda de este romance ha contribuido a la fama del pueblo como un lugar de encanto y misterio.

Estos directores encontraron en Tossa de Mar un lienzo cinematográfico que ofrecía una combinación única de historia, arquitectura, paisajes y encanto costero. La diversidad de películas rodadas en Tossa de Mar a lo largo de los años destaca la versatilidad del pueblo como locación cinematográfica.

3. Pals, un pueblo muy bonito de la Costa Brava

pals
Pals
pueblos mas bonitos costa brava
Pueblos de la Costa Brava

Si hay unos pueblos que nos enamoraron de nuestro viaje por la Costa Brava sin duda han sido Pals y Peratallada. Son pequeños pueblecitos de interior (pero nada, a escasos kilómetros de la costa pero sin playa en primera línea) que guardan el más puro encanto y esencia de la época medieval. Entrar en ellos es como hacer un viaje en el tiempo y trasladarse a ese momento histórico.

Están compuestos por casas (algunas habitadas hoy en día) de piedra ofreciendo al escenario una paleta de tonos marrones y ocres que dibujan un otoño perfecto.

Me pareció maravilloso el contraste tan grande que hay en un mismo país entre los pueblos blancos de Andalucía, todo resplandeciente, y estos otros pueblos más tostados cada uno escenificando su propia esencia. De hecho, el contraste es aún mayor cuando en la misma zona, en la propia Costa Brava, hay pueblos muy blancos y coloridos como en el caso de Cadaqués y en pocos minutos, todo cambia como en Pals. ¡Es maravilloso!

Está localizado en lo parte más alta de una colina por lo que desde su mirador y muralla se puede disfrutar de una vista espectacular de toda la vega.

Historia de Pals

Para conocer las raíces de Pals hay que hacer un viaje intenso a la Edad Media, cuando se estableció como un pequeño pueblo fortificado. Su posición estratégica, en una colina que dominaba los alrededores, le confería un papel crucial en la defensa de la región contra invasiones y conflictos.

Las primeras menciones escritas de Pals datan del siglo IX, y a lo largo de los siglos, el pueblo creció y se desarrolló dentro de sus murallas, creando un laberinto de callejones empedrados y plazas encantadoras.

Durante la Edad Media, Pals experimentó un florecimiento económico gracias a la producción de arroz en los campos cercanos y al comercio marítimo. Sin embargo, a medida que avanzaban los tiempos, el pueblo quedó en gran parte olvidado hasta que, en el siglo pasado, se redescubrió su encanto histórico y arquitectónico.

Hoy en día, Pals es reconocido no solo como un tesoro medieval, sino también como un lugar donde la historia y la cinematografía se encuentran, fusionando el pasado y el presente en un lienzo visual único. Desde sus murallas hasta sus escenarios naturales, Pals invita a todos sus visitantes a explorar la riqueza de su pasado y la magia que ha atraído a cineastas de todo el mundo.

A continuación detallo algunos de sus imprescindibles de Pals:

Casco antiguo y Plaza Mayor

Pasear por el casco antiguo de Pals es como viajar en el tiempo. Cuando entramos en el pueblo (fue el primero que visitamos de los de este estilo medieval) la sorpresa fue muy grande. Realmente no imaginábamos que sería tan bonito, que estuviera tan bien conservado y que mantuviese tanto la esencia de la Edad Media. Las calles adoquinadas serpentean entre antiguas casas de piedra, creando un ambiente medieval encantador.

La Plaza Mayor es el corazón del pueblo, rodeada de arcos y edificaciones históricas. Allí mismo se encuentra la Oficina de Turismo y una bonita cafetería en la que se puede disfrutar de un rico desayuno en el corazón de la Edad Media.

En este casco histórico hay diferentes tiendas de arte y artesanía. Concretamente hay una que tiene unas piezas de cerámica… ¡Preciosas! Para una amante de este oficio como yo, fue parada obligatoria y de hecho, el té de esta mañana mientras escribo este post está en la taza que compré allí (qué mejor inspiración que viajar hasta allí de nuevo para redactar estas líneas).

Torre de les Hores

Aunque no debe confundirse con la Torre de las Horas en Peratallada, la Torre de les Hores en Pals también es digna de explorar. Esta torre de planta de 7 metros de diámetro y una altura de 15 metros la hacen realmente impactante. Desde su parte superior se tiene una gran vista de toda la vega y hasta de los arrozales cercanos. 

Su origen está asociado al castillo de la localidad que data del siglo IX. Fue siglos más tarde, en el x. XII cuando se construyó la torre maestra que hoy en día conocemos como la Torre de les Hores.

Castillo de Pals

El Castillo de Pals fue una estructura imponente que se elevaba sobre este pueblo medieval. Sin castillo, no había pueblo en la Edad Media. Un castillo y elementos arquitectónicos que datan de los siglos IX y X.

Este castillo fue construido durante la época medieval como una fortificación defensiva. Su ubicación estratégica en una colina proporcionaba una vista panorámica que permitía a los defensores vigilar la zona circundante.

A lo largo de los siglos, el castillo ha experimentado diversas transformaciones debido a las devastadoras guerras. Algunos de los elementos más destacados que incluía eran murallas y una torre de homenaje. A pesar de sus grandes desperfectos durante su historia, en el s. XV, el rey Joan II concedió el permiso para reutilizar sus sillares y reforzar así la Iglesia de Sant Pere. 

A día de hoy, sólo perdura la Torre de les Hores y las murallas pero estando allí uno se puede imaginar lo imponente que sería este castillo sobre todo, para la localidad. El campanario que aún persiste y que se encuentra en lo alto de la torre fue construido posteriormente en el siglo XV.

Mirador Josep Pla

Este mirador, dedicado al escritor catalán Josep Pla, proporciona vistas panorámicas que abarcan los campos de arroz y la costa. Es un lugar perfecto para disfrutar de la serenidad y la belleza natural que caracterizan la región.

Iglesia de Sant Pere

La Iglesia de Sant Pere, construida en estilo románico y gótico, es otro punto destacado. Su arquitectura imponente y su historia religiosa ofrecen una mirada a la rica herencia cultural de Pals.

Platja de Pals (Playa de Pals)

Aunque Pals se encuentra tierra adentro, la Platja de Pals es una extensa playa de arena dorada que pertenece a la localidad. A pocos minutos en coche, esta playa ofrece un contraste encantador con el ambiente histórico del pueblo.

Pals y el cine

Como muchos otros puntos de Cataluña, Pals también ha sido escenario de rodajes de diversas películas. En este caso podríamos destacar «Vaixell Burriac» (1986) dirigida por Ventura Pons que resalta la capacidad del pueblo para adaptarse a diferentes contextos cinematográficos, incluso en producciones contemporáneas.

O la gran producción «El Perfume» (2006) que aunque no fue rodada íntegramente en Pals, algunas escenas de la adaptación cinematográfica de la novela «El Perfume», dirigida por Tom Tykwer, se filmaron en los alrededores de Pals. La rica historia y arquitectura de Pals contribuyeron a recrear la atmósfera de la Francia del siglo XVIII.

Escenarios naturales y campos de arroz

Los arrozales de Pals, situados en las llanuras costeras cercanas al pueblo medieval, son una característica distintiva de la región de la Costa Brava. Las condiciones climáticas favorables y la proximidad al mar hacen de este lugar un entorno propicio para el cultivo de arroz. Durante la temporada de crecimiento, los campos inundados de agua crean un paisaje pintoresco que refleja el cielo y la vegetación circundante.

Además de su importancia económica, los arrozales ofrecen rutas de senderismo que permiten explorar la belleza natural de la zona, con la posibilidad de observar diversas aves acuáticas. La rica tradición agrícola se refleja en festivales locales centrados en el arroz, proporcionando una experiencia auténtica y única en la región de Pals.

4. Blanes, otro de los pueblos más bonitos de la Costa Brava

blanes girona
Blanes

Blanes, otra de las joyas en la Costa Brava, seduce a visitantes con su encanto histórico, impresionantes paisajes y vibrante vida marítima. Este pintoresco pueblo costero, con raíces que se remontan a la época romana, ha evolucionado desde ser un antiguo refugio contra los piratas hasta convertirse en un codiciado destino turístico.

Ubicado estratégicamente entre el Mar Mediterráneo e impresionantes montañas, Blanes acoge a todo el que lo visita con playas de arena dorada, aguas cristalinas y una rica oferta cultural. Su historia se refleja en el imponente Castillo de San Juan, testigo de siglos de evolución y cambio.

A medida que paseas por sus calles empedradas, te sumerges en la autenticidad de Blanes, descubriendo su animado paseo marítimo, sus encantadores rincones y la hospitalidad de sus habitantes. Ya sea explorando el Jardín Botánico Marimurtra (uno de sus tesoros más indiscutibles), disfrutando de la brisa marina en el puerto deportivo o sumergiéndote en la vida nocturna, Blanes ofrece una experiencia única que combina historia, naturaleza y la esencia mediterránea.

Historia de Blanes

Blanes es una localidad costera con una rica historia que se remonta a la época romana. En el siglo XIII, el castillo de San Juan fue construido para defender la ciudad de las incursiones piratas. A lo largo de los años, Blanes ha evolucionado de ser un pequeño pueblo pesquero a convertirse en un popular destino turístico.

Situada en la comarca de la Selva en la Costa Brava, Blanes es conocida por su ubicación privilegiada entre el mar Mediterráneo y las montañas. Sus playas de arena fina y aguas espléndidas y cálidas muy propias del Mar Mediterráneo la convierten en un atractivo destino de veraneo.

Su población dinámica y acogedora. Además de la pesca y el turismo, la agricultura, especialmente la floricultura, ha sido una actividad económica importante para la ciudad.

Estos son algunos de los lugares que no te puedes perder en tu visita a uno de los pueblos más bonitos de la Costa Brava.

Jardín Botánico Marimurtra

Este jardín botánico, fundado en 1920, es uno de los más antiguos de la Costa Brava. Ofrece una amplia variedad de plantas y vistas espectaculares al mar.

Recoge más de cuatro mil especies vegetales en mayoría, exóticas. Lo más impactante son los ejemplares diferentes y extraordinarios por su edad y dimensiones. Diseñado por el empresario alemán establecido en Blanes, Carl Faust (1874 – 1952), el jardín es uno de los más impresionantes de la zona.

La entrada general tiene un precio de 8€.

Horarios del Jardín Botánico Marimurtra:

  • De noviembre de 2023 al 10 de marzo de 2024 : de domingo a viernes de 10:00h a 15:00h, sábados de 10:00h a 17:00h.
  • Del 11 de marzo al 2 de junio de 2024: de lunes a domingo de 10:00h a 18:00h.
  • Del 3 de junio al 15 de setiembre de 2024: de lunes a domingo de 09:00h a 19:00h.
  • Del 16 de septiembre al 27 de octubre de 2024: de lunes a domingo de 10:00h a 18:00h.

Castillo de San Joan

El castillo, construido en estilo gótico militar, cuenta con gruesos muros de piedra y una torre de vigilancia que ofrece vistas panorámicas del Mediterráneo. Aunque gran parte de la estructura ha sido restaurada, se han conservado elementos auténticos que transportan a los visitantes a tiempos pasados.

La ascensión al Castillo de San Juan o Sant Joan es una experiencia en sí misma. Desde su parte superior se pueden contemplar las aguas azules del mar, el perfil de la costa y el paisaje que lo rodea, ofreciendo una perspectiva única de la belleza natural que rodea Blanes.

Hoy en día, el Castillo de San Juan no solo es un sitio histórico, sino también un lugar que alberga eventos culturales, conciertos y exposiciones que enriquecen la vida cultural de Blanes.

Consejos para la visita:

  • Asegúrate de llevar calzado cómodo para explorar las escalinatas y murallas del castillo.
  • Planifica tu visita para disfrutar de las impresionantes vistas al atardecer.
  • Infórmate sobre eventos especiales que puedan estar teniendo lugar en el castillo durante tu visita (también por si está cerrado cuando decidas ir).

Explorar el Castillo de San Juan es sumergirse en la historia de Blanes y apreciar la importancia de este monumento medieval en la protección de la ciudad a lo largo de los siglos. Un viaje al corazón del pasado que complementa la experiencia única que ofrece Blanes en la Costa Brava.

Playas de Blanes

Con varias playas, como la Playa de S’Abanell y la Playa de Blanes, los visitantes pueden disfrutar de aguas cristalinas y actividades acuáticas.

  • Playa de S’Abanell:

La Playa de S’Abanell es la playa más extensa de Blanes, extendiéndose a lo largo de aproximadamente 2 kilómetros. Con su arena fina y aguas poco profundas, es perfecta para familias y aquellos que buscan disfrutar de un día tranquilo al sol. La playa está equipada con servicios como alquiler de hamacas, chiringuitos y actividades acuáticas.

  • Playa de Blanes:

Ubicada junto al puerto deportivo, la Playa de Blanes ofrece una experiencia más animada y vibrante. Rodeada por el paseo marítimo, donde encontrarás restaurantes, bares y tiendas, es el lugar ideal para disfrutar de la brisa marina y sumergirse en la vida costera de Blanes. También cuenta con instalaciones para deportes acuáticos y un ambiente animado durante la temporada alta.

  • Calas cercanas:

Además de las playas principales, Blanes es conocido por sus encantadoras calas, pequeñas y apartadas, que ofrecen una experiencia más tranquila y aislada. Cala Sant Francesc y Cala Treumal son dos de las calas más populares, rodeadas de exuberante vegetación y aguas cristalinas.

Paseo marítimo de Blanes

Este paseo es ideal para pasear por su ambiente agradable y también porque está repleto de restaurantes, bares y tiendas. Es el lugar perfecto para disfrutar de la brisa marina y terminar una jornada intensa de turismo.

Puerto deportivo de Blanes

Para los que ya hayáis leído alguno de mis post (por ejemplo este de la qué ver en la Costa Brava) ya sabéis que tengo especial predilección por los puertos.

Me gustan muchísimo los de esencia puramente pesquera pero los deportivos también tienen su gracia. Aquí puedes pasear mientras observas los barcos y yates en el puerto, o participar en actividades náuticas para experimentar el ambiente marítimo de Blanes.

Consejos para conocer Blanes en su máximo esplendor

En Semana Santa es conocida por el concurso de fuegos artificiales, un espectáculo súper bonito. Participa en la Fiesta Mayor de Blanes, especialmente conocida por su espectacular concurso de fuegos artificiales durante la Semana Santa.

Explora la gastronomía local, con énfasis en los platos de pescado fresco y productos de la región.

Realiza excursiones a las calas cercanas o al Parque Natural del Montnegre y Corredor para disfrutar de la naturaleza.

Blanes ofrece una combinación única de historia, belleza natural y entretenimiento costero, convirtiéndose no solo en uno de los pueblos más bonitos de la Costa Brava sino también en uno de los imprescindibles a visitar. Y realmente a nosotros nos encantó. Aunque a priori pase desapercibido, no defrauda.

5. Llafranc, un pueblo con encanto en la Costa Brava

pueblos con encanto en costa brava
Pueblos con encanto en la Costa Brava

Llafranc es uno de los lugares favoritos de todos los que visitan la Costa Brava. Este pueblo costero cautiva con su autenticidad y la mezcla perfecta de tradición y elegancia mediterránea.

Las playas de arena suave son como un abrazo cálido, y el Faro de Sant Sebastià regala vistas que roban el aliento. En el paseo marítimo, los restaurantes sirven auténticos manjares locales frente al mar, creando un ambiente único y relajado. Cuando el sol se esconde, la vida nocturna tranquila se convierte en un escape perfecto.

Llafranc celebra sus raíces con festividades como las de Sant Joan (el 23 de junio con las típicas hogueras), donde las calles cobran vida con música y color. Cada callejón adoquinado cuenta una historia y cada rincón esconde la autenticidad de la vida mediterránea.

Historia de Llafranc

Sus raíces que se remontan a la época romana, siendo testigo de la evolución de la Costa Brava a lo largo de los siglos. Su historia marinera se refleja en las antiguas casas de pescadores y en la autenticidad que impregna sus calles adoquinadas. Durante el siglo XIX, se consolidó como un punto clave para la pesca y el comercio marítimo, marcando el carácter único que aún conserva.

Con una población acogedora y diversa, la comunidad de Llafranc mantiene viva la tradición y la hospitalidad. Los habitantes se dedican principalmente a la pesca, el turismo y la conservación de sus raíces culturales. La mezcla de lugareños y visitantes crea una atmósfera cálida y acogedora.

Ubicado en la comarca de Baix Empordà, Llafranc se encuentra abrazado por colinas verdes y el azul sereno del Mediterráneo. Sus playas de arena suave, como la Playa de Llafranc y las encantadoras Cala Els Canyers, ofrecen refugio a los bañistas. El Faro de Sant Sebastià, con vistas panorámicas, se alza sobre los acantilados, creando un paisaje impresionante.

Estos son algunos de los puntos de interés en Llafranc:

Playa de Llafranc

Un santuario de tranquilidad (yo que busco siempre esos ratitos… me pareció estupenda). Esta playa ofrece aguas cristalinas y la suave caricia del sol (pero además de verdad, desayuné allí sentada recibiendo el sol de la mañana en noviembre y me podría haber quedado durante horas). Perfecta para relajarse y disfrutar del entorno.

Faro de Sant Sebastià

Un ícono de la costa, este faro proporciona vistas espectaculares. Sube sus escaleras hasta la parte más alta para una experiencia panorámica inolvidable… ¡Qué voy a decir yo, fiel amante de los faros!

Paseo marítimo de Llafranc

Animado y acogedor, el paseo marítimo alberga restaurantes frente al mar, tiendas y la esencia relajada de la vida mediterránea. Hay un local muy pequeñito que se llama La Croisantería pero que te prepara unos cafés y unos tés muy ricos perfectos para tomarlo frente al mar.

Cala Els Canyers

Una pequeña joya escondida, esta cala ofrece un refugio más íntimo y tranquilo.

Además en Llafranc es muy guay participar en festividades como las de Sant Joan para sumergirte en la cultura local, con música, danzas y colores que llenan las calles.

Llafranc es un punto muy agradable donde alojarse en la Costa Brava. Eso sí, revisa bien que los hoteles escogidos estén abiertos porque cierran bastantes en invierno. El Hotel Isabella’s tiene muy buena reputación y el Hostal Sa Teula está también muy bien y es más asequible.

6. Roses, puerta de entrada al Cap de Creus

donde alojarse en la costa brava
Fuente: Jesús P. P. / CC BY-NC-ND 2.0

Roses, otro de los pueblos más bonitos de la Costa Brava, tiene una historia muy rica y que aún se conserva bien que se remonta a la época griega. Fundada por los griegos en el siglo IV a.C., la ciudad ha sido testigo de diversas culturas a lo largo de los siglos, incluyendo romanos y visigodos. Su pasado incluye fortificaciones medievales y momentos destacados de la historia además de ser un destino de playa y sol.

Su joya histórica es la impresionante Ciutadella de Roses, una fortaleza construida en el siglo XVI para protegerse de las incursiones piratas. La ciudad fue testigo de eventos clave como la Guerra Civil Española, dejando huellas visibles en su tejido histórico.

La comunidad de Roses es una mezcla vibrante de locales y visitantes. Con una economía basada en la pesca, el turismo y la agricultura, la ciudad acoge a una población diversa que contribuye a su rica vida cultural.

Rodeado por el Parque Natural del Cap de Creus y bañado por las aguas del Mediterráneo, Roses ofrece un entorno geográfico impresionante. Calas escondidas, playas de arena fina y acantilados dramáticos caracterizan la costa. El Parque Natural, con su flora única, agrega un toque salvaje y natural a la región.

💡 Algo muy especial que puedes hacer en Roses es dar un paseo en catamarán por la bahía durante el atardecer. También puedes decantarte por este paseo en catamarán hasta Cadaqués, probablemente el pueblo más bonito de la Costa Brava.

Estos son algunos de los lugares a visitar en Roses:

Ciutadella de Roses

Una antigua fortaleza con raíces griegas que ha sido testigo de siglos de historia. Cuando entras dentro es realmente una pasada porque sólo al ver sus murallas no te imaginas todo el espacio que abarca. La fortificación militar, con la monumental puerta de mar, es un recinto de 131.480 m2 de estilo renacentista construido en 1543.

El horario es (aproximado) en invierno de 10:00h a 17:00h y en verano, de 10:00h a 20:00h. Lunes cerrado.

Playas de Roses

Desde la extensa playa de arena de la ciudad hasta las encantadoras calas como Cala Montjoi, Roses cuenta con una variedad de opciones para disfrutar del sol y el mar.

Parque Natural del Cap de Creus

Un paraíso natural con paisajes rocosos, senderos para caminatas y calas remotas. El faro de Cap de Creus ofrece vistas inolvidables.

Museo Dalí de Figueres: Aunque no está en Roses, este museo dedicado a Salvador Dalí, ubicado a poca distancia en Figueres (21 kilómetros), es una visita obligada para los amantes del arte surrealista.

Puerto deportivo de Roses

El puerto de Roses es un lugar animado, rodeado de restaurantes y tiendas. Ofrece una variedad de actividades náuticas y un ambiente agradable.

No puedo dejar de contaros mi recomendación especial para comer en Roses. No somos de comer en sitios turísticos sino que nos gusta más inmiscuirnos en la esencia de los lugares e ir a restaurantes caseros. En Roses tuvimos mucha suerte porque paseando por su centro histórico dimos con una de esas “casas” que preparan una comida rica a más no poder y a un precio excepcional. El lugar es Can Granyela… No dejes de pedir sus arroces.

En resumen, Roses es una fusión de historia, belleza natural y actividad contemporánea. Desde explorar antiguas fortalezas hasta relajarse en las playas, la ciudad tiene algo para cada tipo de viajero. Descubre la autenticidad de Roses mientras te sumerges en su fascinante pasado y disfrutas de las maravillas de la Costa Brava.

Y hasta aquí esta ruta por los 6 pueblos más bonitos de la Costa Brava. A través de ellos conocerás y te empaparás (estoy convencida) de la esencia más pura de la zona y de la cultura catalana. Hay un poco de todo: pueblos de sol y mar y también un poco más de interior (aunque a escasos kilómetros de la playa).

Adentrándonos a la Costa Brava

pueblos con encanto cataluña
Calella de Palafrugell

La Costa Brava se ubica en la región noreste de Cataluña, desplegada a lo largo de 214 kilómetros de la costa mediterránea. Desde el cabo de Creus (en el norte, frontera con Francia) hasta Blanes, este tramo geográfico ofrece una amalgama única de playas bañadas por el sol, calas aisladas, escarpados acantilados y pueblos con encanto. Un equilibrio perfecto de naturaleza, buen clima, mejor gastronomía y mucha historia.

La localización estratégica de la Costa Brava, flanqueada por el Mar Mediterráneo y las majestuosas montañas de los Pirineos, no solo garantiza un clima mediterráneo, sino que también regala paisajes diversos y visualmente cautivadores.

Este puzzle geográfico ha convertido a la Costa Brava en un destino predilecto para los amantes de la naturaleza, la historia y la gastronomía. Quien se quiere relajar, disfrutar del sol, el mar y además, pasarlo muy bien, tiene un viaje estupendo asegurado si elige a la Costa Brava como destino.

Cada pueblo de la Costa Brava tiene su propia identidad demográfica así como personalidad sin perder ni un ápice de la esencia catalana. Todo ello es reflejo de una rica historia y una fusión cultural única.

Por ejemplo, en Calella de Palafrugell, los pescadores locales comparten su sabiduría sobre el mar mientras reparan sus barcas de pesca coloridas (podría pasarme días sentada con ellos escuchándolos). Mientras tanto, en Peratallada, un pueblo medieval, los habitantes continúan tejiendo las tradiciones que han pasado de generación en generación. Esta amalgama de comunidades crea una caleidoscopio (con sus cristales y formas diversas) cultural que aguarda ser explorado.

Un poco de historia: del pasado al presente de la Costa Brava

La Costa Brava es una región rica en historia, donde cada rincón cuenta una historia única que se remonta a épocas antiguas. Y a mí me ha encantado descubrirlo y entender mucho más de esta tierra. Este tramo de costa ha sido testigo de la presencia de diversas civilizaciones, dejando tras de sí un legado fascinante que se puede explorar en sus pueblos y monumentos.

Íberos y romanos: Huellas de un pasado milenario

Los vestigios de la presencia íbera son evidentes en lugares como Ullastret, donde el yacimiento arqueológico revela la vida de esta antigua civilización. Sin embargo, fue durante la ocupación romana cuando la región floreció. En Ampurias, podrás caminar y descubrir antiguas calles romanas y explorar los restos de un teatro que una vez resonó con la vida cotidiana de la época.

Edad Media: Fortalezas y murallas que cuentan historias

Durante la Edad Media, la Costa Brava fue testigo de conflictos y cambios significativos. Pueblos como Pals, con su núcleo histórico bien conservado, ofrecen una ventana a esta época. La impresionante muralla de Tossa de Mar, construida en el siglo XII para proteger la ciudad de los ataques piratas, transporta a los visitantes a una época de intriga y valentía.

Monasterios y santuarios: Lugares de reflexión y devoción

En el cabo de Creus, el Monasterio de Sant Pere de Rodes se alza majestuosamente, ofreciendo una visión única de la vida monástica medieval. Este enclave, construido en el siglo X, no solo es un testimonio de la arquitectura románica, sino también un lugar que respira espiritualidad y paz.

Renacimiento y modernidad en arquitectura y arte

La arquitectura catalana, con sus elementos góticos y barrocos, define la estética de muchas de estas localidades. En Cadaqués, uno de los pueblos más bonitos de la Costa Brava, la iglesia de Santa María es un ejemplo de arquitectura gótica catalana, mientras que en Girona, la Catedral y la Basílica de Sant Feliu revelan la majestuosidad del renacimiento y el barroco.

Guerras y recuperación: El renacimiento de una región

Durante la Guerra Civil española, la Costa Brava no estuvo exenta de conflictos, y algunos pueblos sufrieron daños significativos. Sin embargo, la resiliencia de la región se refleja en su capacidad para recuperarse y preservar su patrimonio. Las cicatrices de la guerra se entrelazan con la vitalidad contemporánea, creando un tapiz histórico complejo y fascinante.

Cada rincón de la Costa Brava cuenta una historia que se suma a la rica narrativa de Cataluña. Al pasear por sus calles empedradas y contemplar sus monumentos históricos, los viajeros se sumergen en un viaje en el tiempo, donde el pasado se fusiona armoniosamente con el presente.

Mapa de los pueblos bonitos de la Costa Brava

Para que puedas hacer una buena ruta por los pueblos más bonitos de la Costa Brava, aquí te dejamos un detallado mapa para que te sea aún más fácil organizar tu viaje. Aparte de las 6 localidades mencionadas, hemos señalado otros pueblos con encanto de la zona.

Con esto acabamos nuestro recorrido por esta zona. Si es tu primera vez en el país, esta completa guía de España te ayudará mucho a organizar tu viaje y sobre todo, a disfrutarlo. ¡Te espero en comentarios!

Picture of María Alcaraz

María Alcaraz

¡Hola! Soy María, redactora en este blog de viajes. Me apasiona viajar para descubrir cosas nuevas, leer, pintar... Soy del team té y cazo cafeterías bonitas.

↠ Reserva free tours y visitas guiadas en Civitatis o GetYourGuide. Siempre uso estas plataformas para consultar las actividades organizadas que hay en el destino.

↠ Para pagar con tarjeta en moneda extranjera o sacar dinero de cajeros, siempre uso esta tarjeta (hay planes gratuitos y de pago). ¡Es la que mejor funciona!

↠ Viajar con seguro de viaje a un destino en el que no cuentes con la sanidad cubierta es un básico. Consigue tu seguro un 5% más barato desde este enlace.

↠ Si quieres tener internet en tu destino desde que aterrizas y no quieres perder mucho tiempo, nada como esta eSIM. Usa el código «comeamaviaja» para un 5% de descuento.

↠ Consulta las ofertas de Booking, plataforma que siempre uso, ya que siempre encuentro muy buenas opciones gracias a su buscador con filtros.

↠ En los destinos en los que necesito alquilar coche, siempre consulto los buscadores de Discover Cars y Auto Europe. ¡Te los recomiendo!

↠ Si aún necesitas comprar los vuelos de tu viaje, no hay mejor buscador que Skyscanner (aunque siempre te recomiendo reservar el vuelo en la web de la compañía).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *