Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
ruta por la costa brava

Ruta de 7 días por la Costa Brava

Sin dudarlo, nuestra ruta por la Costa Brava ha sido uno de esos viajes que nos ha sorprendido positivamente. Una experiencia sin peros negativos que ha salido realmente perfecta y en la que el destino, ha sido el gran responsable.

Recorrer la Costa Brava, en Cataluña es un trayecto cómodo, fácil, accesible para todos los bolsillos (sea cual sea tu forma de viajar) y sobre todo, disfrutón. El sol, la temperatura agradable, el mar, la naturaleza que la rodea, el encanto de los pueblos, la historia, la gastronomía y la esencia catalana son un conjunto realmente perfecto para disfrutar.

En esta ruta de 7 días por la Costa Brava que en nuestro caso hemos hecho en autocaravana, hemos visitado los pueblos más representativos y otros más desconocidos pero igual de bonitos e interesantes de este litoral. A pesar de haber ido en noviembre, nos ha hecho un tiempo espectacular y es que ya se sabe que el Mediterráneo, calma y atempera cualquier clima.

Hemos estado en la playa disfrutando de amaneceres y atardeceres únicos como en Llafranc tomando un té en el paseo; hemos descubierto buena parte de la historia medieval que anduvo por nuestro país; hemos percibido la energía de grandes artistas como Dalí en su propia casa; hemos viajado tranquilamente a través de inmensos campos; y, entre otros muchos planes, hemos comido muy pero que muy bien y muy variado. ¿Qué más se puede pedir? Volver, eso siempre.

Pero mientras llega esa nueva escapada a la Costa Brava, sirva este post como guía para quien quiera hacerse este viaje de 7, o más o menos, días de ruta por la Costa Brava.

Nosotros hemos ido en autocaravana pero en coche, es también una gran elección. Hoteles, hostales, apartamentos, campings con bungalows… Hay infinidad a través de todo el recorrido (os dejaré también algunas recomendaciones). La intención es, aunque hay muchos lugares por visitar, ir tranquilos para disfrutar de cada uno de ellos y empaparse de su esencia. ¡Vamos a ello! Descubramos la Costa Brava en 7 días.

Contenido de este post

Día 1 de ruta por la Costa Brava: Cómo llegar

Nuestro viaje empieza en Madrid equipando al completo nuestra autocaravana. Para llegar a la Costa Brava hay varios opciones y caminos sobre todo dependiendo del punto de origen.

Desde Madrid es bastante sencillo. Sólo hay que coger la autovía A2 dirección Zaragoza – Barcelona y todo recto.

Dependiendo de dónde empiece tu ruta ya dentro de la Costa Brava, la salida será una u otra (puedes empezar por abajo o ir hasta arriba del todo, Cadaqués, y empezar a bajar). Nosotros hicimos una parada en Sitges que aunque no pertenezca a la Costa Brava, os lo recomiendo muchísimo ya que es muy bonito y agradable. Y también otros pueblos cercanos del Alto Ampurdá como Castelló de Ampuries y Empuriabrava (el Venecia español).

Tras visitar estos pueblos y localidades tranquilamente, nos dirigimos a los primeros pueblos de la Costa Brava. Empecemos a subir tranquilamente y nuestra primera parada de la ruta fue Roses.

💡 Si aún no cuentas con alojamiento para tu ruta, te recomendamos consultar estos posts: mejores pueblos donde alojarse en la Costa Brava y mejores hoteles con encanto en la Costa Brava.

Día 2 de ruta por la Costa Brava: Roses

Pasar un día en Roses es una gran opción ya que además de conocerlo en detalle, puedes enfocarte en disfrutar de una buena comida en un sitio local. Antes de dar buena rienda al apetito y al paladar, te recomiendo ir directamente a esos puntos clave de la localidad.

Este pintoresco pueblo de Roses, ubicado en la Costa Brava de Cataluña, España, tiene raíces que se sumergen en la antigüedad. Fundado por los griegos alrededor del siglo IV a.C., se convirtió en un enclave estratégico y comercial en la región. Su historia abarca desde la época romana hasta la medieval, marcada por fortificaciones que buscaban protegerlo de invasiones.

Rodeado por la impresionante bahía de Roses y rodeado por las Montañas de los Alberes, el entorno geográfico de Roses es tan diverso como encantador. Playas de arena dorada, calas escondidas y colinas cubiertas de viñedos conforman un paisaje que combina la serenidad del Mediterráneo con la vitalidad de la naturaleza.

Qué ver y hacer en Roses

roses
Roses

Estos son algunos de los lugares que no puedes perderte.

Ciudadela de Roses

La Ciudadela de Roses fue construida durante el reinado de Carlos I de España, en el siglo XVI, como una fortificación defensiva para proteger la costa de posibles ataques piratas. El arquitecto militar italiano Domenico de la Rovere, también conocido como «El Tenditore», fue el encargado de diseñar y supervisar la construcción de la Ciudadela.

La construcción de la Ciudadela comenzó en 1543 y se completó en 1553. La elección estratégica de su ubicación en el corazón del pueblo de Roses y su diseño robusto reflejan la necesidad de salvaguardar la región de las incursiones enemigas que eran comunes en esa época.

La Ciudadela de Roses ha experimentado varias modificaciones a lo largo de los siglos, y hoy en día, además de ser una pieza clave del patrimonio histórico de la región, alberga el Museo de la Ciudadela, que cuenta la historia de Roses desde sus primeros días hasta la actualidad.

El horario habitual para visitar la Ciudadela en verano es de 10 a 20 h (en invierno hasta las 17 h). Los lunes el recinto permanece cerrado.

Playa de Roses

La extensa playa de Roses es perfecta para relajarse bajo el sol mediterráneo o participar en diversas actividades acuáticas. Sus aguas cristalinas y su arena suave la convierten en un lugar idílico para disfrutar del clima y las vistas.

Parque Natural dels Aiguamolls de l’Empordà

A pocos kilómetros de Roses se encuentra este parque natural, un santuario para observadores de aves y amantes de la naturaleza. Sus humedales y senderos ofrecen una experiencia única para aquellos que buscan conectarse con la biodiversidad de la región.

Monasterio de Sant Pere de Rodes

Situado en lo alto de una colina con vistas al mar, este monasterio benedictino del siglo IX es una obra maestra arquitectónica que fusiona historia y espiritualidad. Su ubicación ofrece vistas panorámicas que quitan el aliento.

En su interior, el Museo de la Ciudadela narra la fascinante historia de Roses, desde sus orígenes griegos hasta la Edad Media. Los visitantes pueden explorar exposiciones que destacan la evolución arquitectónica del lugar y la vida cotidiana a lo largo de los siglos.

Las murallas de la Ciudadela proporcionan un escenario perfecto para eventos culturales y conciertos al aire libre, ofreciendo una experiencia única donde la historia y la creatividad se entrelazan.

En resumen, Roses no solo es un destino turístico sino un viaje a través del tiempo, donde la rica historia y la belleza natural se fusionan para crear una experiencia inolvidable en la costa mediterránea española.

Día 3 de ruta por la Costa Brava: Cadaqués – Begur

El tercer día de nuestra ruta por la Costa Brava es un día especial y es que visitar Cadaqués siempre es un imprescindible. Tras nuestro paso por Roses es el momento de seguir hasta el norte de la costa catalana justo en la frontera con Francia. Una vez allí, empezaremos a bajar no sin antes, visitar y conocer en profundidad dos bellos pueblos: Cadaqués y Begur.

Ambas poblaciones son muy diferentes entre sí pero eso también forma parte del encanto único de esta jornada: los contrastes.

Cadaqués, imprescindible en una ruta por la Costa Brava

ruta en coche por la costa brava
Cadaqués, Costa Brava

El camino a Cadaqués ya nos prepara para lo impresionante de este pueblo. La bajada es a través de una serpenteante y estrecha carretera de montaña con un recorrido de algo más de 20 kilómetros. Al finalizar, abajo del todo se abre ante nosotros un pequeño remanso de paz, luz, color, brisa marinera y sobre todo, de arte.

Y es que Cadaqués es ese pueblo en el que todo artista (yo intento serlo) querría pasar alguna época de su vida. Tiene una esencia única y un encanto realmente especial. Pero lo que más tiene es energía. Una energía que te cautiva y te invita a dejar volar la imaginación y de ahí, a crear. Por algo lo elegiría el gran Dalí para vivir y construir su casita a la orilla del mar.

Cadaqués, es ese pintoresco pueblo de pescadores en la Costa Brava de Cataluña, cuya rica historia que se remonta a la época romana. Su pasado ha estado marcado por la pesca, el comercio y, más recientemente, por convertirse en un refugio para artistas y bohemios.

Salvador Dalí, uno de los artistas más destacados del siglo XX, lo eligió como su hogar, dejando una huella indeleble en la identidad artística del lugar. Y es que en cada esquina encontrarás o una obra de arte, o una pequeña galería de arte o un estudio taller de algún artista allí residente.

Rodeado por el Parque Natural del Cap de Creus, Cadaqués se encuentra en una bahía resguardada y rodeada de colinas escarpadas y las aguas cristalinas del Mediterráneo. Calas escondidas, playas de guijarros y callejuelas empedradas crean un entorno único que ha atraído a visitantes y artistas durante generaciones.

Estos son algunos de los lugares que ver en Cadaqués imprescindibles:

Casa-Museo Salvador Dalí

La antigua residencia de Salvador Dalí en Portlligat, cerca de Cadaqués, ha sido convertida en un museo. Explorar las habitaciones donde Dalí vivió y trabajó proporciona una visión única de la mente creativa del genio surrealista.

La casa te transporta a otro lugar con su energía pero sobre todo, el entorno. Sentarse en esa playa para mi fue la oportunidad perfecta para imaginar lo que veía el artista antes de lanzarse al lienzo.

Iglesia de Santa María

Situada en el centro del pueblo, la Iglesia de Santa María es un ejemplo destacado de arquitectura gótica. Su ubicación elevada ofrece impresionantes vistas panorámicas de Cadaqués y el mar.

Cap de Creus

La península de Cap de Creus, que se extiende desde Cadaqués, es un paraje natural declarado parque natural. Sus paisajes rocosos y senderos escarpados atraen a excursionistas y amantes de la naturaleza.

Playa de Cadaqués

La playa principal de Cadaqués, con su arena suave y aguas cristalinas, es ideal para disfrutar del sol y el mar. El pintoresco paseo marítimo y los restaurantes frente al mar complementan la experiencia costera.

El ambiente relajado y bohemio de Cadaqués lo convierte en un destino especial, donde te puedes sumergir en la cultura local, disfrutar de la gastronomía mediterránea y explorar los rincones que inspiraron a grandes artistas. La combinación de historia, arte y belleza natural hace de Cadaqués un lugar único en la Costa Brava.

Comer en Cadaqués es un auténtico placer y opciones no te van a faltar. Personalmente elegimos un restaurante en una pequeña callejuela que tenía un menú, excepcional en calidad y precio. Se llama Tiramisú y es 100% recomendable.

🛏️ Si hay algo maravilloso que hacer en Cadaqués es dormir allí y despertar con esa brisa marina. Entre los hoteles más destacados están el Hotel la Residencia (en la esquina del paseo marítimo), el Hotel Tarongeta (only adults) y el Hotel Calina (con una gran piscina perfecta para el verano).

Begur

begur
Begur

La jornada 3 de nuestra ruta la continuamos por un bonito pueblo que no te esperas pero que te va a sorprender cuando lo visites. Begur es un pequeño pueblo medieval que conserva su ausencia más especial de aquella época. Caminar por sus calles te va a trasladar a un momento histórico que conocemos a través de las películas y que allí puedes hacer realidad.

Su pasado está marcado por una combinación de influencias mediterráneas y catalanas. Durante la Edad Media, Begur experimentó un auge económico gracias al comercio y la pesca. Sus calles empedradas y su impresionante castillo son testigos mudos de su fascinante pasado.

Ubicado en una colina con vistas al mar Mediterráneo, Begur ofrece paisajes excepcionales que abarcan desde calas escondidas hasta unas playas de arena inusualmente dorada. La diversidad geográfica de la región, que incluye acantilados y bosques, contribuye a la singularidad de Begur como destino turístico.

No te pierdas los siguientes lugares:

Castillo de Begur

La imponente silueta del Castillo de Begur se alza sobre la ciudad, ofreciendo vistas panorámicas del entorno y del mar. Este castillo medieval, con sus murallas bien conservadas, es un recordatorio tangible del pasado histórico de Begur. Para llegar a él hay que subir por las empinadas calles del pueblo pero que en sí misma, esa subida, es toda una experiencia mucho más si lo haces de noche. Tiene una iluminación súper agradable que te hace permanecer en la esencia medieval.

Playas y calas

Begur cuenta con algunas de las playas y calas más pintorescas de la Costa Brava. Aunque paradójicamente Begur está un poco más al interior (no en primer línea de playa), a escasos kilómetros y dentro del término municipal, hay unas playas únicas. Aiguablava, Sa Riera y Sa Tuna son ejemplos destacados, cada una con su encanto único y aguas cristalinas ideales para el buceo y la natación.

Centro histórico

El centro histórico de Begur es un laberinto de callejones adoquinados, plazas encantadoras y edificios bien conservados que reflejan la arquitectura tradicional catalana. La Plaza de la Vila es un punto central donde los visitantes pueden disfrutar de la atmósfera local.

Si te apetece merendar, en pleno centro y con vistas a la torre de la muralla hay una cafetería que tiene (para nuestra sorpresa), Té Matcha, Cúrcuma Latte y otras delicias como batidos y dulces: Cafetería Bar Es Castell.

Faros de Begur

Los faros de Begur, como el Faro de Sa Tuna y el Faro de Punta Sa Sal, ofrecen vistas impresionantes del litoral. Estos lugares son perfectos para disfrutar de puestas de sol inolvidables.

Begur cautiva con su encanto histórico y su entorno natural. El ambiente relajado del centro histórico contrasta con la belleza agreste de las playas y calas cercanas.

La fusión de historia, arquitectura y paisajes escénicos convierte a Begur en un destino único en la Costa Brava. Ya sea explorando su patrimonio en el castillo, disfrutando de las playas paradisíacas o simplemente paseando por sus encantadoras calles, Begur ofrece una experiencia inolvidable que combina lo mejor de la historia y la naturaleza.

Con estas dos visitas que son realmente para anotar en nuestro cuaderno de viaje, completamos la tercera jornada de nuestro viaje.

Día 4 de ruta por la Costa Brava: Llafranc – Pals – Peratallada

El cuarto día no va a defraudar, eso seguro, aunque en realidad nada de la Costa Brava lo hace (no hubo un sólo día en nuestra ruta que dijésemos que había sido un poco más flojo en lo que habíamos visitado). Si algo tiene esta zona es riqueza y sobre todo, diversidad de escenarios, planes y cosas que ver y descubrir.

El cuarto día se centró en visitar pueblos “de interior” (no son de montaña pero no están en primera línea de playa ni en la propia costa) de la Costa Brava. Unos pequeños pueblecitos que una amiga nos recomendó y que por curiosidad, fuimos a visitar. El término que mejor describe lo que vivimos este día fue “maravilloso”. 

Llafranc, Pals y Peratallada son, sin duda alguna, tres de los pueblos más bonitos de la Costa Brava.

Llafranc

ruta por la costa brava
Recorrer la Costa Brava en 7 días

Nosotros elegimos para dormir Llafranc después de nuestra anterior jornada en Cadaqués y Begur. Nos apetecía muchísimo dormir en un lugar tranquilo y a pie de playa. Yo soy de las que valoro como poco los despertares junto al mar y poder desayunar tranquilamente con la brisa marina (será porque soy de Málaga, vivo en Madrid y el mar es de lo que más echo de menos).

En Llafranc hay hoteles estupendos para disfrutar de la noche como el Hotel Isabella’s Llafranc en primera línea de playa o el Hostal Sa Teula (calificado como excelente). 

Comenzar el día disfrutando del paseo marítimo y desayunar en el hotel o en La Croisantería es realmente, un planazo y una recarga de energía como pocas. 

En Llafranc no te puedes perder el Far de Sant Sebastiá que ubicado en un promontorio rocoso, ofrece unas vistas espectaculares. Lo mejor, es el sendero que te llevará hasta el faro, un disfrute de la naturaleza. Además la Iglesia de Santa Rosa de Lima también es algo interesante porque tiene un encanto arquitectónico especial y destacado. Construida en el s. XVIII, es una auténtica combinación de estilos aportando una nota discordante al escenario.

La Cala Pedrosa es perfecta para aquellos que buscan escapar del bullicio. Es una pequeña cala cercana a Llafranc. Rodeada de pinos y acantilados, esta cala más tranquila es perfecta para disfrutar de la naturaleza y la serenidad.

Para los más atrevidos, Llafranc ofrece la oportunidad de disfrutar de diversas actividades acuáticas como el buceo, el esquí acuático o excursiones en kayak.

Pals y Peratallada

pueblos mas bonitos costa brava
Pals
costa brava ruta
Peratallada

Tras disfrutar y conocer Llafranc, a media mañana, nos encaminamos hasta el siguiente punto, Pals y después, Peratallada. Estos dos pueblos son un auténtico viaje a la Edad Media y entre ellos, son realmente parecidos. Los dos están construidos en piedra y mantienen intacta su esencia medieval. El turismo a proporcionado que estos hitos históricos y monumentales se mantengan permanezcan.

En Pals lo mejor es pasear por sus calles empedradas hasta la parte alta donde está la Iglesia y el Mirador. Como consejo personal, entra en las galerías de arte y las tiendas de cerámica local porque son estupendas.

El mirador de la parte superior te permitirá descubrir un tesoro de la Costa Brava, sus arrozales (algo un poco más desconocido de esta zona).

Por otro lado, en Peratallada lo suyo es subir a la Torre del Reloj y desde ahí, vislumbrar el pueblecito y toda la vega. Nosotros elegimos Peratallada para comer y qué gran elección. Hay bastantes restaurantes pero nos decantamos por Ca Bonai.

Si quieres descubrir todo lo que este pueblo tiene que ofrecer, te recomiendo leer mi post sobre qué ver en Peratallada.

Días 5 y 6 de ruta por la Costa Brava: Girona

Tras varios días recorriendo la Costa Brava es el momento de llegar hasta Girona, la capital. Aquí destinamos dos jornadas y no porque no se pueda ver en un día pero es que es un lugar tan agradable, tan interesante, con tanto que ver y sobre todo, con tanto que disfrutar con calma que si puedes, mejor dedicarle un par de días.

Girona ha sido el gran descubrimiento de este viaje sobre todo por lo inesperado. Es una ciudad con un encanto especial que tiene un equilibrio perfecto entre ser una ciudad con todos los servicios propios pero sin perder la esencia de un lugar íntimo, con carácter, personalidad y cultura propia.

Sobre Girona contarte que sobre todo, cautiva a sus visitantes con su encanto medieval, rica historia y una mezcla única de culturas. Bañada por los ríos Onyar y Ter, esta joya catalana es un testimonio vivo de la diversidad arquitectónica y cultural que ha caracterizado a la región a lo largo de los siglos.

Qué ver en Girona

catedral de santa maria girona
Catedral de Girona

Para conocerla en detalle y llegar a todo te recomiendo que te sumes a un free tour como este. Es una actividad perfecta para descubrir la ciudad y además, adentrarse en su cultura y esencia. Esta opción me parece estupenda y muy recomendable.

Ahora, repasemos algunos de los puntos más interesantes de la ciudad:

La Ciudad Vieja y su laberinto de calles empedradas

Adentrarse en la Ciudad Vieja de Girona es como retroceder en el tiempo. Sus estrechas calles empedradas serpentean entre edificios de colores pastel que albergan cafés pintorescos (maravillosas cafeterías de especialidad que sin duda, tienes que ir conociendo) tiendas boutique y joyas arquitectónicas.

La Catedral de Santa María, con su majestuosa nave gótica y la icónica escalinata de la Plaza de la Catedral, es un imperdible destino para aquellos que buscan sumergirse en la historia religiosa y arquitectónica de la ciudad.

El Call Jueu: un vistazo a la historia judía

Gerona alberga uno de los barrios judíos mejor conservados de Europa: el Call Jueu. Pasear por sus callejones estrechos revela la historia de una comunidad judía vibrante que dejó su huella en la ciudad durante la Edad Media. La Sinagoga Mayor y el Museo de Historia de los Judíos son paradas esenciales para comprender la riqueza cultural de esta parte de Gerona.

Las coloridas Casas del Río Onyar

El río Onyar que atraviesa la ciudad es flanqueado por una postal de casas coloridas que crean un espectáculo visual inolvidable. El Puente Eiffel, diseñado por Gustave Eiffel, conecta las orillas del río y ofrece vistas panorámicas perfectas para inmortalizar la esencia pintoresca de Gerona.

La muralla de Girona y los jardines de la ciudad

Para una perspectiva única de Girona, caminar por la muralla es esencial. Las impresionantes vistas de los tejados y monumentos históricos crean un telón de fondo que transporta a los visitantes a través de las épocas. Los Jardines de la Francesa, situados en lo alto de la muralla, ofrecen un remanso de paz y una vista espectacular de la ciudad.

Gastronomía en Girona

La gastronomía gerundense no decepciona, con una mezcla de sabores catalanes que deleitan los paladares más exigentes. Desde restaurantes familiares hasta locales modernos, la ciudad ofrece una experiencia culinaria diversa que refleja la riqueza cultural de la región.

Además, es el lugar de referencia de los hermanos Roca donde uno de ellos ha generado diversos locales muy diferentes y con mucha personalidad. La Casa del Cacao, la Bikinería o la Pastelería son puntos a visitar (de los que yo di buena cuenta y tengo que decir, que volvería una y mil veces).

En resumen, Girona se presenta como un destino que fusiona su pasado histórico con una vitalidad contemporánea, invitando a los visitantes a sumergirse en sus callejones encantadores y descubrir los tesoros que guarda en cada rincón.

🛏️ Para elegir alojamiento no te faltarán opciones. Dependiendo del presupuesto y los gustos de cada uno, hay lugares muy buenos para dormir. Algunos de los más destacados y también pintorescos son el Hotel Gran Ultonia, el Hotel Palau de Bellavista o el Hotel Palau Fugit. En este último no nos alojamos pero sí tomamos un vermut en su patio interior y es un lugar sumamente encantador.

Día 7 de ruta por la Costa Brava: Tossa de Mar y regreso

Tras unos días de incesante viaje y habernos llenado de belleza y también haber repuesto fuerzas en Girona, toca enfocar la última jornada y también la vuelta a casa. Soy de las personas que piensa y así lo organiza, que el último día de viaje, forma parte del viaje. No me gusta que sólo se convierta en un día “perdido” de vuelta. Cuando se puede, elijo vuelos por la tarde para aprovechar el día y si el viaje es en coche, una parada de camino en algún pueblo para comer o visitar, forma parte de la ruta.

Si algo aprendí en mi gran viaje a Bali es que el trayecto forma parte del viaje… porque eso es la vida, el trayecto. Aquí estamos para ir, para caminar, para disfrutar de cada paso y por eso, el viaje en sí mismo, el trayecto, me gusta mucho. 

Tras este pequeño permiso filosófico, os detallo que el último día y antes de abandonar la Costa Brava, nos encaminamos hacia Tossa de Mar. ¡Qué maravilla! Qué bonito, qué sorprendente su muralla y subida al faro, qué vistas y qué curiosa la relación de este pueblo con el cine. Descubrir que fue Ava Gardner la que consiguió posicionar turísticamente a la localidad, ha sido fantástico. De hecho, el cotilleo de que Frank Sinatra no pudo sostener los celos por la actriz durante el rodaje de Pandora en Tossa de Mar y se trasladó hasta el pueblo sólo para verla me fascinó.

Como puede comprobarse, además de la cultura, la historia y los puntos de interés de cada municipio, hay mucho que se esconde detrás. Me encanta conocer la historia y los entresijos que hacen que cada lugar sea lo que es.

Qué ver en Tossa de Mar

tossa de mar
Tossa de Mar

Tossa de Mar es conocida por su hermosa arquitectura medieval, sus playas impresionantes y su ambiente tranquilo.

El núcleo histórico de Tossa de Mar es conocido como Vila Vella y está rodeado por una muralla medieval bien conservada. Pasear por sus estrechas calles empedradas te transportará en el tiempo. Dentro de la muralla, encontrarás encantadoras plazas, tiendas y restaurantes.

Aquí tienes algunos de los lugares que no te puedes perder:

  • Castillo de Tossa de Mar. Situado en lo alto de Vila Vella, el castillo es una impresionante fortificación que data del siglo XII. Ofrece vistas panorámicas espectaculares de la ciudad y del mar. El castillo ha sido un escenario cinematográfico y es un lugar emblemático de Tossa de Mar.
  • Playa Gran. La playa principal de Tossa de Mar, la Playa Gran, es una extensa franja de arena dorada bordeada por el paseo marítimo. Es ideal para relajarse, tomar el sol y disfrutar de las aguas cristalinas del Mediterráneo.
  • Playa de la Mar Menuda. Otra hermosa playa en Tossa de Mar, la Playa de la Mar Menuda, es conocida por sus aguas más tranquilas y es perfecta para practicar snorkel y otros deportes acuáticos.
  • Far del Cap de Tossa. El Faro de Tossa, situado en el extremo de la Vila Vella, ofrece vistas panorámicas de la costa y el mar. Es un lugar pintoresco para disfrutar de la puesta de sol y capturar fotografías impresionantes.
  • Museo Municipal de Tossa de Mar. Este museo está ubicado en la parte antigua de la ciudad y alberga una colección que destaca la historia y la cultura de Tossa de Mar. Incluye exposiciones arqueológicas y arte contemporáneo.
  • Iglesia Parroquial de San Vicente. Situada en la Plaza de San Vicente, esta iglesia gótica data del siglo XV. Su torre se destaca en el horizonte de Tossa de Mar y es un hito importante.
  • Mirador del Codolar. Este mirador ofrece una vista espectacular de la bahía de Tossa de Mar y es un lugar popular para tomar fotografías.
  • Sa Riera Park. Un parque encantador que serpentea por la costa rocosa de Tossa, proporcionando un entorno natural y tranquilo para pasear y disfrutar de la naturaleza.
  • Caminos de Ronda. Explora los senderos costeros que rodean Tossa de Mar, conocidos como «Caminos de Ronda». Ofrecen vistas impresionantes y una manera única de descubrir la belleza natural de la región.

Tossa de Mar es un destino pintoresco que combina historia, cultura y belleza natural. Ya sea explorando sus calles medievales, disfrutando de sus playas o contemplando la vista desde su castillo, cada rincón de Tossa de Mar tiene algo especial para ofrecer a los visitantes.

Y hasta aquí nuestra ruta de 7 días por la Costa Brava. Cuando se viaja y se prepara una ruta siempre hay que tener en cuenta el tiempo y los días que se destinan a viajar. Aún más si el viaje es en coche o como es nuestro caso, en autocaravana.

Lo importante como siempre digo es, disfrutar e ir con el ritmo que nos haga estar cómodos. Al fin y al cabo, se está de vacaciones y por mucho que se quiera visitar, también hay que descansar y tomarse todo con otro compás.

Mapa de la ruta por la Costa Brava

Para que no pierdas nada de la ruta por la Costa Brava, hemos preparado este mapa con todos los puntos clave de la zona. En él encontrarás todos los pueblos y ciudades de las que hemos hablado y con él, puedes crear tu propia ruta.

Si es tu primera vez en el país o vas a visitar otras regiones, no dudes en leer con detalle esta guía de España. Es clave para organizar tu próximo viaje.

Picture of María Alcaraz

María Alcaraz

¡Hola! Soy María, redactora en este blog de viajes. Me apasiona viajar para descubrir cosas nuevas, leer, pintar... Soy del team té y cazo cafeterías bonitas.

↠ Reserva free tours y visitas guiadas en Civitatis o GetYourGuide. Siempre uso estas plataformas para consultar las actividades organizadas que hay en el destino.

↠ Para pagar con tarjeta en moneda extranjera o sacar dinero de cajeros, siempre uso esta tarjeta (hay planes gratuitos y de pago). ¡Es la que mejor funciona!

↠ Viajar con seguro de viaje a un destino en el que no cuentes con la sanidad cubierta es un básico. Consigue tu seguro un 5% más barato desde este enlace.

↠ Si quieres tener internet en tu destino desde que aterrizas y no quieres perder mucho tiempo, nada como esta eSIM. Usa el código «comeamaviaja» para un 5% de descuento.

↠ Consulta las ofertas de Booking, plataforma que siempre uso, ya que siempre encuentro muy buenas opciones gracias a su buscador con filtros.

↠ En los destinos en los que necesito alquilar coche, siempre consulto los buscadores de Discover Cars y Auto Europe. ¡Te los recomiendo!

↠ Si aún necesitas comprar los vuelos de tu viaje, no hay mejor buscador que Skyscanner (aunque siempre te recomiendo reservar el vuelo en la web de la compañía).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *