Hace ya muchos años, volviendo de un viaje de París, hicimos una parada en Biarritz. Una de sus playas, la Grande Plage, tenía unas olas inmensas. Esta playa es algo obligatorio que ver en Biarritz si visitáis la ciudad. Nos entraron tantas ganas de bañarnos que en el propio parking donde habíamos dejado el coche, nos pusimos los bañadores y fuimos al agua pato.

Llevaba muchísimo tiempo con la idea de visitar Lyon en mente. Me habían hablado muy bien de esta ciudad francesa y, como no es lo mismo escucharlo que vivirlo, decidí ir a conocerla. Lyon es una gran ciudad, la tercera más grande de Francia (tras París y Marsella), y como en toda gran ciudad, hay muchas cosas que ver y hacer que merecen mucho la pena.

Lille es una pequeña pero encantadora ciudad al norte de Francia. Debido a su extrema cercanía a Bélgica (alrededor de 18 kilómetros), Lille se convierte en un lugar donde la mezcla de la cultura francesa y de la cultura belga está a la vista, sobre todo en sus edificios y gastronomía. Quizá no sea de las ciudades más conocidas y visitadas de Francia, sin embargo, Lille tiene muchas cosas que ver y hacer.

Los 10 rincones imprescindibles que ver en Estrasburgo: El verano pasado, además de visitar algunas ciudades de Suiza y adentrarme en la Selva Negra, visité la preciosa ciudad de Estrasburgo, situada en la región de Alsacia, al noroeste de Francia. He de decir que me encantó. Fundada por los romanos en el siglo XII, Estrasburgo ocupa una situación estratégica en Europa.

Después de una breve visita a Biarritz y Burdeos, nuestra tercera parada del road trip por tierras europeas fue Annecy, una preciosa y encantadora ciudad prealpina al este de Francia. El gran atractivo de esta localidad es el inmenso lago que baña sus tierras, el Lago de Annecy, considerado uno de los más limpios de mundo. El contraste que crea su agua cristalina con el verde de las montañas al fondo es espectacular.

Después de pasar unas horas en Biarritz, salimos hacia Burdeos, una ciudad de Francia situada en el sudoeste del país. El trayecto nos tomó algo más de 2 horas, así que no se nos hizo muy pesado. Es la segunda vez que venimos aquí, pero siempre que hemos estado ha sido de paso por lo que realmente no conocemos bien esta ciudad. Tengo ganas de volver y quedarme unos cuantos días.

Me encanta venir a Biarritz. El mar, la brisa, las olas... Estoy enamorada de esta pequeña ciudad al sur de Francia. La primera vez que la visité fue hace muchos años. Veníamos de otra parte del país y decidimos dar un paseo por aquí. Vimos la inmensa playa con el mar lleno de olas y decidimos ir al parking donde teníamos el coche a ponernos los bañadores para ir a bañarnos. Fue una escena muy divertida.

Semana tras semana, voy descubriendo un poquito más de Lille y todos los rincones que esta bonita ciudad esconde, esperando a ser descubiertos por sus visitantes. Ayer, sin esperarlo ni planearlo, no paré en todo el día. Por la mañana fui a correr a la Citadelle (parque que os enseñaré en otro post), cuando llegué a casa comí con mis vecinas, me duché y nos fuimos a la Grand Place. Queríamos ir porque se celebraba una pequeña manifestación en la que se aclamaba justicia por los 43 estudiantes asesinados en México. Fue muy triste y conmovedor. Es muy difícil creer que cosas como éstas puedan seguir sucediendo en la actualidad.

Pin It on Pinterest